Lima.- El Perú es un país con gran potencial energético que debe ver con optismo las reservas de gas natural existentes que podrían llegar a 15 trillones de pies cúbicos (TFC) para los próximos 13 años, según afirmó hoy el ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, en una reunión con la prensa extranjera.

Sánchez salió al frente de las críticas de "triunfalismo" hechas al presidente del Perú, Alan García, por considerar que los nuevos descubrimiento de reservas gasíferas en la selva peruana podrían asegurar al país hasta 2050.
Lima.- El Perú es un país con gran potencial energético que debe ver con optismo las reservas de gas natural existentes que podrían llegar a 15 trillones de pies cúbicos (TFC) para los próximos 13 años, según afirmó hoy el ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, en una reunión con la prensa extranjera.

Sánchez salió al frente de las críticas de "triunfalismo" hechas al presidente del Perú, Alan García, por considerar que los nuevos descubrimiento de reservas gasíferas en la selva peruana podrían asegurar al país hasta 2050.

"Los peruanos somos poco optimistas... No justifico que haya un nivel de pesimismo, al contrario, porque en los pozos perforados tenemos un éxito de cien por ciento... Lo esperado es que si continuamos haciendo trabajos de exploraciones, es decir, perforando, que es la única manera en que se confirman las reservas, tenemos que ser exitosos", sostuvo Sánchez.

Para Sánchez no hay riesgo de desabastecimiento en el mercado interno, por lo que el consumo de gas natural en el Perú es de 0,1 TFC al año. Por eso informó del riesgo de una visión a corto plazo que se enfoque solamente al consumo interno porque podría paralizar los procesos de exploración.

El ministro afirmó que el Perú salió de la crisis energética que tuvo en 2008 y que prueba de ello es la exportación de electricidad a Ecuador, que fluctúa entre 40 y 50 megavatios hasta abril de 2010, sin afectar el mercado nacional. Estimó que con un crecimiento de seis por ciento al año las reservas al 2016 llegarán a un 20 por ciento.

También mencionó el tratado estratégico con Brasil, donde el Perú exportará su excedente de energía mientras termina de construir centrales hidroeléctricas que podrían entrar en funcionamiento en 2016, como en el caso de Inambari, en el departamento amazónico de Madre de Dios.

Además, Sánchez incidió en el problema que ocasiona la minería informal al país, sobre todo en Madre de Dios, donde el mercurio que utilizan los trabajadores está devastando gran parte de los bosques y contaminando los ríos y especies marinas. Estimó que sólo en ese departamento se producen 16 toneladas de oro anuales.

Como parte de los mecanismos de lucha contra esta actividad ilegal, el Ministerio de Energía y Minas suspendió los derechos mineros de la zona hasta 2012 y está elaborando medidas para un mayor control tributario que protejan la zona conjuntamente con el Ministerio del Ambiente.

En las proyecciones que prevé para fin de año, Sánchez señaló que la producción de oro subirá en un tres por ciento y que la del cobre lo hará en un uno por ciento.