El bono más elevado se adjudicará a Jonathan Rosenberg, vicepresidente sénior de gestión de producto, que disfrutará de un millón 638 mil dólares.
San Francisco, Estados Unidos.- Los ejecutivos de Google siguen recibiendo gratificaciones superiores al millón de dólares en medio de la crisis, cuando la época de jugosos bonos parece haber quedado atrás para el resto de los directivos de Wall Street.

El popular buscador comunicó hoy a la SEC, la autoridad reguladora de los mercados en Estados Unidos, los bonos recibidos por algunos de sus principales ejecutivos como premio a su trabajo durante 2008.

El bono más elevado se adjudicará a Jonathan Rosenberg, vicepresidente sénior de gestión de producto, que disfrutará de un millón 638 mil dólares.

Robert A. Eustace, vicepresidente sénior de ingeniería e investigación, recibirá un millón 376 mil dólares, la misma cantidad que su colega Omid Kordestani, vicepresidente sénior de ventas globales y desarrollo de negocio.

Patrick Pichette, responsable financiero del buscador, recibirá un millón 244 mil dólares, mientras que su predecesor en el cargo, George Reyes, que dejó su puesto en agosto de 2008, tendrá que conformarse con 675 mil dólares.

No obstante, los bonos pagados por Google en este ejercicio son ligeramente inferiores a los del año pasado. Como en ejercicios anteriores, ni los dos fundadores de la compañía, Larry Page y Sergey Brin, ni su consejero delegado Eric Schmidt recibirán bonos en metálico.

En un año nefasto para el sector, es justo decir que Google campeó el temporal mucho mejor que el resto porque su sistema para vender anuncios en la red hace que éstos sean más eficientes y muchas firmas se concentran en ellos sin tienen que reducir su presupuesto para publicidad.

En el conjunto del 2008, el beneficio neto de Google subió un 18% hasta los 4 mil 226 millones de dólares, mientras que la facturación avanzó un 31% hasta los 21 mil 795 millones de dólares.

Sin embargo, para los accionistas de Google el 2008 deparó pocas alegrías, pues los títulos perdieron prácticamente la mitad de su valor a lo largo del ejercicio.

Aunque las firmas de Silicon Valley y, en general, las del sector tecnológico siguen pagando generosamente a sus ejecutivos, numerosas empresas han reducido salarios y bonos en los últimos meses, sobre todo aquellas que cotizan en bolsa y han eliminado puestos de trabajo.

Según datos de Equilar, consultora especializada en remuneración de ejecutivos, más de 100 firmas estadounidenses que cotizan en bolsa redujeron la paga de sus altos cargos desde el pasado junio, comparado con solo unas cinco empresas en los últimos años.

De esa cifra, un 40% fueron compañías del sector tecnológico.

El fabricante de chips AMD, que perdió mil 400 millones de dólares el pasado trimestre, anunció en enero recortes de empleo y una reducción del 20% en el sueldo de sus ejecutivos.

Una reducción similar sufrió el salario de los altos cargos de Seagate Technology, fabricante de unidades de disco con sede en Silicon Valley.

Hewlett packard, uno de los gigantes del sector, anunció recientemente bajadas de sueldo de entorno al 20% para sus directivos pero la firma ha sido criticada porque su consejero delegado, Mark Hurd, se bajó también su propio sueldo pero recibió el pasado año un bono de 24 millones de dólares en efectivo.