La Jornada
México, D.F.- Aún con la reforma electoral, los gastos del Instituto Federal Electoral siguen siendo proporcionalmente superiores a los que se asignan a los partidos políticos, sostuvo el tres veces secretario de finanzas del PRI, Octavio West, luego de subrayar que el porcentaje más alto del gasto del IFE no está en los partidos.
"El IFE es un aparatote que tiene determinados ingresos para todo su personal. El gasto para servicios personales del IFE es alto, importante, pero no sólo lo de servicios personales, sino también las prestaciones que se otorgan y los fondos que por ley deben existir como reservas laborales. Si alguien tomara en consideración esos gastos y los comparara con los gastos de los partidos, vería que en realidad, proporcionalmente, los gastos de los partidos son muy bajos", insistió.

Recordó que el año pasado se le hicieron al IFE recortes por 700 millones de pesos "y tan tranquilos", por lo que es de destacar el espíritu de la reforma que actualmente se somete a la consideración de los congresos locales, ya que pretende que todo el aparato electoral cueste menos.

Precisó que como montos para el gasto electoral "sí se ha escandalizado mucho con que los partidos cuestan muy caros", pero hay que ver qué proporción del monto del IFE está compuesto por prerrogativas a partidos políticos, "esa es la parte menor. Es necesario apreciar cuánto consume el elefante, porque el IFE es una estructura desplegada en todo el país, tiene fondos de reserva para retirar a su personal, pues tiene una cláusula de jubilación. El gasto importante del IFE no está en el dinero que se va a los partidos, el gasto importante está en el aparato llamado IFE, así que eso a mí me parece una exageración". (La Jornada)