Nueva York.- Las cotizaciones del petróleo establecieron el jueves marcas récord en Nueva York (90,60 dólares) y en Londres, donde el barril superó por primera vez los 87 dólares, en un mercado aprensivo ante el retroceso de las reservas norteamericanas y las nuevas sanciones de Estados Unidos contra Irán.
En la New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" para entrega en diciembre cerró por primera vez por encima de los 90 dólares, a 90,46, lo que representa una subida de 3,36 dólares.

Durante la sesión había alcanzado una nueva marca absoluta de 90,60 dólares, acercándose inexorablemente al hito simbólico de cien dólares.

El récord anterior había sido establecido el viernes a 90,07 dólares.

En Londres, el barril de crudo Brent del mar del Norte para entrega en diciembre también estableció un récord, franqueando por primera vez la barrera de los 86 dólares y más tarde los 87 dólares, hasta llegar a la marca récord de 87,59 dólares antes de cerrar en alza de 3,11 dólares 87,48 dólares.

"Se trata de una combinación de numerosos factores que empuja el petróleo más y mal alto", comentó Phil Flynn, analista de Alaron Trading.

El mercado de crudo reaccionó desde el miércoles a la publicación de un retroceso importante e inesperado en las reservas petroleras estadounidenses, despertando la aprensión del mercado con respecto al nivel de la oferta cuando se aproxima la temporada de inverno (boreal).

La semana pasada, las reservas de crudo bajaron en más de cinco millones de barriles, y las de gasolina y productos destilados (gasóleo y fuel para calefacción) en cerca de 2 millones de barriles cada uno.

Pero el jueves estas inquietudes sobre la oferta fueron incentivadas por nuevas sanciones de Washington contra Irán, cuando el mercado ya estaba preocupado por las tensiones en la frontera turco-iraquí.

Washington impuso sanciones a los militares iraníes, incluyendo a una unidad de elite del ejército, y a tres bancos estatales de ese país, bajo la acusación de apoyar el terrorismo.

"Ocurrió todo al mismo tiempo, hay nuevas preocupaciones vinculadas a estas sanciones contra Irán y el temor de que la OPEP no aumente su producción en medida suficiente para atender la demanda", explicó Flynn.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) había decidido en setiembre aumentar desde el 1 de noviembre su producción en 500.000 barriles diarios. Según el Wall Street Journal, su secretario general, Abdallah El-Badri, afirmó que el cartel no hablaba de nuevos incrementos.

Como si esto fuera poco, sumándose a la disparada de los precios del crudo, el dólar cayó muy cerca de su mínimo histórico ante el euro, con lo que el petróleo se puso más barato para los inversionistas de fuera de la zona del dólar.