El Universal
Recuerda el ex procurador general que hace más de una década él mismo solicitó información al Nuncio Apostólico Girolamo Prigione, luego de que éste declarara haber sostenido una reunión con los hermanos Arellano Felix
El arzobispo de Durango Héctor Guzmán Martínez "actuó de buena fe pero de forma indebida", señaló el ex producrador general de la República, Jorge Carpizo, quien dijo que indudablemente la Procuraduría General de la República (PGR) esta facultada para pedirle al jerarca católico en aquella entidad comparezca "en privado" para ver qué otros datos conoce" sobre el paradedor de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

"Esta información no se dice en público sino que hay que hacerla de conocimiento de la autoridad en privado, porque si no se advierte a la otra persona, y entonces resulta una declaración escandalosa sin ningún efecto jurídico", planteó al concluir su participación en el foro de "Reforma al Artículo 6° Constitucional en las universidades públicas autónomas: un debate nacional".

El ex rector Carpizo McGregor aseguró que la PRG puede pedirle al arzobispo de Durango que comparezca. "No es necesario que el arzobispo venga a la ciudad de México, la PGR tiene una delegación en Durango. A pesar de que el arzobispo ya lo hizo publico, la PRG debe llamarlo en privado para ver qué otros datos conoce; qué otros elementos tiene que puedan ayudar a que se ejecute una orden de aprehensión".

Enfatizó que en México "nadie está encima de la ley".

El ex procurador recordó que hace más de una década él mismo solicitó información al Nuncio Apostólico Girolamo Prigione, luego de que éste declarara haber sostenido una reunión con los hermanos Arellano Felix. "Todo mexicano sin excepción, si conoce la comisión de un delito o donde se encuentra alguien que tiene orden de aprehensión está obligado a poner en conocimiento de las autoridades, esta es la regla general".

Luego de que el viernes pasado, el arzobispo de Durango señalara que "adelante de Guanaceví, por ahí, vive (Joaquín) El Chapo" Guzmán, Jorge Carpizo, quien también es académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dijo que "la iglesia católica está entendiendo que no puede aceptar ni un centavo de fuentes que son ilicitas" como lo son los integrantes del crimen organizado.

Se pronunció porque la iglesia católica deje de las llamadas "narcolimosnas" y rechazó que "las grandes limosnas, o ese dinero, se bendiga o se santifique" en las manos de la iglesia.