El tritón estadounidense, en contraste, quedó fuera de la final de los 100 metros mariposa, mientras que su compatriota, Jessica Hardy, rompió el récord de los 50 metros pecho
La estadounidense Jessica Hardy rompió el miércoles por casi medio segundo su propio récord mundial de los 50 metros pecho en la Copa Mundial de piscina corta.

Hardy cronometró 28.96 segundos en una de las rondas preliminares, para superar la marca de 29.36 que impuso hace cuatro días en Moscú.

"Estoy muy contenta por bajar de 29 (segundos)", comentó. "Ha sido mi meta todo el año. Jamás pensé que podría hacerlo, y no pensé que sería tan fácil".

Hardy volvió a competir en agosto tras cumplir una suspensión de un año por dopaje tras utilizar un suplemento contaminado.

Hardy utilizó un traje de baño roto en la espalda, pero indicó que usará uno nuevo en la final del miércoles por la tarde.

Fue el quinto récord mundial de la competencia, en la que Michael Phelps se clasificó el miércoles a la final de los 200 metros combinados.

El estadounidense no avanzó a la final de los 100 metros mariposa. El brasileño Kaio Almeida fue el más veloz en las eliminatorias con tiempo de 50.34 segundos, mientras que Phelps tuvo 51.06.

Phelps registró en los 200 combinados un tiempo de 1:56.09, para ser el segundo mejor, por detrás de Simon Sjodin, quien se clasificó primero, en una prueba en que compitió con su traje de baño de alta tecnología, a diferencia de sus rivales.