Entre julio y septiembre, el PIB japonés avanzó un 1.2% respecto a los tres meses precedentes, lo que confirma la senda de crecimiento de la segunda economía del mundo
El Producto Interior Bruto (PIB) de Japón creció en el tercer trimestre del año un 4.8% en base anual y términos reales, lo que supone el mayor incremento desde 2007, informó hoy el gobierno.

Entre julio y septiembre, el PIB japonés avanzó un 1.2% respecto a los tres meses precedentes, lo que confirma la senda de crecimiento de la segunda economía del mundo tras salir de la recesión en el segundo trimestre del año, cuando aumentó un 2.3%.

El consumo privado, que representa cerca del 60% del PIB japonés, avanzó un 0.7% en términos reales respecto al trimestre anterior.

La demanda interna creció un 0.8% con relación a los tres meses anteriores, mientras que la demanda externa se incrementó un 0.4%, según los datos difundidos por el Ejecutivo.
El crecimiento del PIB en el tercer trimestre supera las previsiones de los analistas, que apuntaban a un incremento de entre un 2.2 y un 2.6 interanual, y para el gobierno refleja "la recuperación de la economía" del país.

Pese al crecimiento en término real -que excluye la influencia de los precios-, en términos nominales el PIB retrocedió entre julio y septiembre un 0.3% en base anual y un 0.1 respecto al trimestre anterior.

Esta diferencia entre el crecimiento real y el nominal es efecto de la deflación, después de que los precios hayan caído en Japón durante siete meses consecutivos.

A mediados de octubre, el Banco Central de Japón pronosticó tres años consecutivos de IPC negativo y reconoció que ésta es la gran amenaza para la economía nipona.