Notimex
Hermosillo.- El gobernador de Sonora, Eduardo Bours, pidió investigar los hechos de la víspera, cuando elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) catearon la casa de su jefe de escoltas, Lázaro González Cruz, por presunta venta de drogas.
Consideró el operativo de los agentes federales, en el que al parecer también participaron 'madrinas', como una situación preocupante, 'hay una serie de contradicciones, que si fue una llamada anónima o que si quiénes fueron'.

Ayer por la tarde, elementos de la AFI efectuaron un cateo en la vivienda de González Cruz, por presunta venta de droga, denunciada a través de una llamada anónima.

Bours avaló la calidad moral de su jefe de seguridad personal, en cuyo domicilio, ubicado en el fraccionamiento Altares, irrumpieron los agentes sin una orden de cateo, la cual presentaron 45 minutos después de que arribaron al lugar.

El mandatario sonorense consideró que esa acción pudiera responder a una represalia a sus declaraciones contra las acciones de la AFI en la entidad, 'no hay nada mejor que le pueda pasar a Sonora que se vaya de aquí esa corporación'.

Indicó que ayer habló con el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Eduardo Medina Mora, y hoy se comunicará con el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, para pedirles una investigación a fondo.

Recordó que personalmente le presentó un expediente a Medina Mora para que investiguen al jefe de la AFI en Sonora, Lorenzo Castrejón Tavira, por la posesión de más de cinco vehículos último modelo.

Agregó que hoy su jefe de escoltas se presentó voluntariamente ante la PGR para rendir su declaración, a fin de que se investiguen los hechos y se llegue al fondo.