NOTIMEX
Pekín, China.- El primer ministro chino Wen Jiabao pidió hoy a la población de la suroccidental provincia de Sichuan mantener la 'calma' tras el terremoto de 7.8 grados Richter, que según autoridades locales habría dejado entre tres mil y cinco mil muertos.
En declaraciones a la prensa en su vuelo hacia la ciudad de Chengdu, capital provincial, para evaluar los daños del sismo, Wen pidió a la población tranquilidad y afirmó que ha dado instrucciones para el envío de ayuda inmediata, según un reporte de la agencia Xinhua.

Explicó que autoridades federales y locales están organizándose para brindar ayuda de manera ordenada y eficaz a las víctima de la tragedia que afecta a la población de Sichuan.

"Para hacer frente a un desastre tan severo necesitamos calma, confianza, valor y organización eficiente', afirmó el jefe de gobierno chino tras expresar su confianza en superar con éxito el desastre.

El llamado de Wen se dio a conocer en momentos en que autoridades locales informaron que entre tres mil y cinco mil personas murieron y más de 10 mil resultaron heridas tan sólo en el distrito de Beichuan, en donde el 80 por ciento de los edificios colapsaron.

Las autoridades chinas han confirmado oficialmente la muerte de 107 personas y 43 heridos, aunque el balance podría incrementarse de forma considerable ante el reporte de que entre los restos de una escuela derrumbada en el distrito de Chongging habría 900 estudiantes atrapados.

La mayoría de las muertes hasta ahora confirmadas son de niños de dos escuelas de educación primaria que se hundieron bajo tierra durante el temblor, que se sintió en esta capital y en las ciudades de Zhengzhou, Chengdu y Chongqing.

De acuerdo con el Servicio Sismológico Estatal Chino, el terremoto de 7.8 grados Richter se registró cerca de las 14:28 horas locales (06:28 GMT) y se sintió hasta la vecina Tailandia, ubicada a una distancia de más de tres mil kilómetros.