Nueva York, EU.- El ex presidente mexicano Vicente Fox pidió al Congreso de Estados Unidos que apruebe cuanto antes la reforma migratoria, para que los cerca de cinco millones de indocumentados mexicanos que viven en el país tengan respaldo legal.
"Yo soy migrante y entiendo bien lo que se sufre, sé de lo triste que es, pero también sé que tiene sus recompensas", aseguró a Efe el ex mandatario durante su visita a Nueva York donde presentó su libro autobiográfico "Revolution of hope: The Life, Faith and Dreams of a Mexican President" ("La revolución de la esperanza: la vida, la fe y los sueños de un presidente mexicano").

En su opinión, "es necesario que se resuelva con rapidez el asunto migratorio en EE.UU.", porque de momento "está siendo guiado por los xenófobos y por el temor que se ha extendido por el país".

"La xenofobia y el temor no son buenos consejeros", así que, para Fox, "todo está en manos del Congreso, porque los ciudadanos ya han demostrado que apoyan la reforma migratoria, que ya ha sido aprobada por (el presidente de EE.UU., George W.) Bush".

Sobre su relación con Bush, confirmó que, tal como dice en su libro, su "primera impresión fue que era un petulante, aunque la traducción exacta no sea esa".

"La forma en la que camina es de alguien con una gran autosuficiencia", apuntó el ex presidente, quien aseguró no haber escrito el libro "con ánimo de agradar a nadie, sino de expresar mis sentimientos, mis reflexiones".

"En México 'ser un buen gallo' es algo muy positivo", dijo refiriéndose a la descripción que hace en su libro del presidente estadounidense.

En cuanto a la política exterior de Bush, defendió que él no habría llevado sus tropas a Irak y aseguró que, de estar en su lugar, "las retiraría cuanto antes".

"Debería dejar que la ONU asumiera su responsabilidad y permitir que el pueblo iraquí decida por sí mismo sobre su futuro, con el respaldo siempre de Naciones Unidas", añadió.

Fox también se refirió a las críticas sobre un presunto enriquecimiento ilícito, acusación que él rechaza, a raíz de un reportaje sobre las mejoras realizadas en un rancho del ex gobernante en Guanajuato.

"Soy el único presidente de México que ha hecho público su patrimonio. Está en internet y lo puede consultar cualquiera", explicó Fox.

Durante la presentación de su libro en una famosa librería de Nueva York, el ex mandatario hizo referencia a la importancia de los valores democráticos y de los procesos de integración como vía para el crecimiento económico.

En ese sentido, puso como ejemplo los casos de "países como España, Grecia o Portugal", que al integrarse en la Unión Europea (UE) vieron multiplicadas sus rentas per cápita y saneadas sus cuentas públicas.

El ex mandatario insistió en contestar a todas las preguntas del público, pese a que el personal de seguridad trató de evitar algunas sobre el caso del camarógrafo estadounidense Brad Will, asesinado a tiros en el 2006 en un choque callejero entre grupos alzados contra el gobernador local de Oaxaca, Ulises Ruiz, y supuestos aliados de éste.

"No existe prueba alguna de que la policía federal matara a nadie", apuntó Fox, quien defendió que él tomó las decisiones pertinentes a nivel federal y recordó que es el pueblo el que decide sobre sus gobernadores: "En México ése es un asunto de ámbito local. Me guste o no, (como presidente) yo no puedo despedir a un gobernador".