Jesús Castro
El rector de la Catedral, Manuel Fernando Pachicano Llaca manifestó que cines como el Olimpia, que promueve la pornografía y permite relaciones sexuales entre hombres dentro de sus instalaciones, debe ser clausurado y repudiado por la sociedad.
En torno a las declaraciones de las autoridades que señalan que el cine se encuentra funcionando con todos los permisos de la Secretaría de Salud, el sacerdote dijo que "no todo lo que es legal, es moral, ni todo lo que está dentro de una ley es bueno", por lo que instó a la sociedad a no permitir la existencia de estos lugares que pueden estar generando enfermedades venéreas.

-¿La Iglesia opinaría que deberían ser cerrados estos lugares?-, se le preguntó.

"Claro, todo lo que no traiga cosas positivas para el hombre, definitivamente hay que eliminarlo", dijo.

Aunque explicó que mientras exista quien consuma este tipo de productos y esté dispuesto a realizar actividades ilícitas, habrá autoridades que se corrompan o se hagan de la vista gorda, permitiéndolo, por lo que lo único que puede hacer la Iglesia y las instituciones educativas es orientar a la sociedad a rechazar este tipo de prácticas y fomentar los valores.

"Estos lugares deben ser rechazados, hay estas salas de cine, que si fuéramos conscientes de lo que ahí sucede, ya los hubiéramos dejado de lado, ya los hubiéramos eliminado", dio a conocer Pachicano Llaca.

Pidió a las autoridades investigar el caso y evitar que ese cine continúe siendo un foco de infección para los ciudadanos, porque comentó que una cosa es la proyección de pornografía, que definitivamente la Iglesia reprueba, y otra cosa es que el lugar esté siendo usado como prostíbulo, fuente de infecciones e incluso de Sida.

Instó a las instituciones educativas a fomentar los valores desde las escuelas, pues este problema tiene su raíz en la pérdida de valores morales en las familias saltillenses, que se viene viendo en los últimos años.

Lamentó la pasividad de los ciudadanos que a pesar de saber de la existencia de estos cines y las practicas sexuales que ahí se tienen, "en Saltillo la gente es apática para exigir sus derechos y manifestar inconformidades ante las autoridades", dijo el presbítero.

Finalmente opinó que estos sitios no desaparecerán por la prohibición de una Iglesia, sino por la exigencia de la sociedad y la actuación de las autoridades correspondientes.