En su visita oficial a Suecia, el presidente brasileño continuó promoviendo el programa de biocombustible de su país en una gira por las naciones nórdicas
Brasil.- El presidente de Brasil declaró el miércoles que las tarifas de la Unión Europea sobre el etanol son una ''distorsión'' del comercio internacional.

En su visita oficial a Suecia, una de las pocas naciones del bloque que apoya la postura de Brasil, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva continuó promoviendo el programa de biocombustible de su país en una gira por las naciones nórdicas.

Brasil es el mayor exportador del mundo de etanol.

El apoyo de los países nórdicos podría presionar al bloque de 27 naciones a eliminar las tarifas, aunque expertos en el tema indican que dicha medida será bloqueada por los miembros más poderosos de la UE, que quieren proteger sus industrias de biocombustibles.

''Está en una ofensiva diplomática seductora'', dijo Cristoph Berg, analista de la empresa alemana F.O. Licht. ''Si logra el apoyo de todas las naciones nórdicas, habrá mejorado su posición ante la UE''.

Lula da Silva comenzó su gira en Finlandia, y tiene previsto visitar Dinamarca y Noruega antes de hacer una escala en España.

El mandatario brasileño señaló en un seminario en Estocolmo que Brasil se enfrenta a varios obstáculos para la exportación de etanol. La tarifa de la UE es de 0,14 dólares por cada litro de etanol, indicó.

Funcionarios finlandeses no dijeron si Silva mencionó el tema de las tarifas, pero el primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt dijo que su país continuará presionando a la UE.

Lula da Silva agradeció la iniciativa sueca y dijo: ''Tarde o temprano reduciremos las tarifas de etanol a cero''.

Brasil ha estado promoviendo su industria de biocombustibles por el mundo en una coyuntura de altos precios energéticos y preocupaciones por el calentamiento global.

Se estipula que la cosecha de etanol sea de un récord de 20 mil millones de litros esta temporada.

Analistas dicen que Suecia y Holanda, dos de los mayores importadores de etanol de Europa, han estado presionando al bloque para beneficiar la postura brasileña.

Alemania, Francia y España son algunos de los países que más resistencia oponen.

La visita de Lula da Silva se produce el mismo día en el que Brasil anunció que le pedirá a la Organización Mundial del Comercio pronunciarse sobre los subsidios de Estados Unidos a su industria de etanol.