Notimex
México.- La secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa Cantellano, llamó a los representantes diplomáticos de México en Europa a redoblar esfuerzos para promover con éxito los intereses del país en el viejo continente.
En ese sentido hizo hincapié en la instrucción del presidente Felipe Calderón Hinojosa de que los diplomáticos deben trabajar para que México sea reconocido como socio económico e interlocutor privilegiado en Europa.

En la clausura de la Reunión de Embajadores y Cónsules Generales México en Europa, celebrada en París, Francia, dijo que el impacto de las acciones hacia ese continente será monitoreado permanente y constantemente, para verificar la eficiencia de los mecanismos aplicados.

Al encuentro asistieron los embajadores de México en Alemania, Austria, Bélgica, la Unión Europea, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Rusia y El Vaticano.

También acudieron los de Serbia, Suecia, Suiza, Turquía y Ucrania, Barcelona, Frankfurt y Milán, además de funcionarios de las secretarías de Economía, Gobernación y Hacienda.

Durante los dos días de trabajo se analizó la estrategia de política exterior que seguirá México en esa región en el corto, mediano y largo plazo, en relación con los 48 países que integran esa zona.

Asimismo se identificaron retos y oportunidades para el país en su relación con naciones y organizaciones de Europa y se exploraron vías para fortalecer la relación e intercambio en diversos ámbitos.

En el acto la canciller estuvo acompañada de la subsecretaria de Relaciones Exteriores, María de Lourdes Aranda Bezaury, la directora de la Unidad de Relaciones Económicas y Cooperación de la dependencia, Luz María de la Mora y el director de Pro México, Bruno Ferrari.

En un comunicado la cancillería recordó que la Unión Europea es el bloque económico más importante del mundo, con 456 millones de consumidores de alto poder adquisitivo y donde el crecimiento económico se mantiene en 3.5 por ciento anual desde 2000.