VICAM, SONORA.- Representantes de la etnia Guaraní de Paraguay y Quichú-Karabu de Ecuador hicieron un llamado ayer a los pueblos indígenas de América para que regresen a sus antiguas creencias religiosas porque la Iglesia Católica los esclaviza, en el marco de un encuentro continental.
"Poco a poco debemos quitarnos el yugo espiritual que imponen los conquistadores, porque la Iglesia Católica, ha sido, es y será, una arma del hombre blanco para continuar con la esclavitud de los pueblos indígenas de América", expresó Antonia Parada, delegada de la etnia Guaraní.

Ante más de 2 mil asistentes que se dieron cita en esta comunidad yaqui, para celebrar el Primer Encuentro de Pueblos Indígenas de América, Antonia Parada afirmó que en la comunidades guaranís que se ubica entre las fronteras de Bolivia y Paraguay, la Iglesia Católica ha intentado por todos los medios mantener su "dominio espiritual".

Víctor Morocho, delegado del pueblo Quichu-Karabu (al sur de Ecuador), coincidió en que es tiempo de que los pueblos indígenas "recuperen su propia identidad espiritual". "Ya no debemos seguir creyendo en la mentira de la Iglesia Católica, que durante más de 400 años nos contaminó con el miedo del mal; la Iglesia es el poder de los blancos, nosotros debemos recuperar nuestra propia identidad espiritual y combatir el poder de los blancos", expresó.

La reunión en Vicam, donde viven unos 30 mil indígenas yaquis, se realiza en un gran solar ubicado en medio de dos cementerios, uno donde están enterrados los difuntos de esa etnia y otro de los yoris (mestizos).

En el encuentro, que culminará el domingo, participan representantes de pueblos originarios de Estados Unidos (15 etnias), Canadá, Venezuela, Nicaragua, Paraguay, Honduras, Guatemala, México y Ecuador.