Notimex
Unas 500 personas asistieron hoy a un acto en una iglesia de esta ciudad californiana para pedir al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que impulse una reforma migratoria integral.
California.- Con el título de 'Encuentro de comunidades unidas por las familias de inmigrantes', el evento fue encabezado por los congresistas Luis Gutierrez y Joe Baca, y contó con la asistencia de líderes religiosos y miembros de organizaciones comunitarias.

El acto forma parte de la campaña iniciada la semana pasada por el congresista Gutierrez, quien tiene previsto recorrer una veintena de ciudades en Estados Unidos para recabar testimonios y firmas a favor de una reforma migratoria con el fin de enviarlas a Obama.

Durante el desarrollo de la reunión en la iglesia católica de St. George, en la ciudad de Ontario, unos 120 kilómetros al este de Los Angeles, una decena de antiinmigrantes de los llamados Minuteman se apostaron afuera con pancartas y banderas de Estados Unidos.

Carteles con leyendas como 'No amnistía' y 'Apoyamos a los trabajadores de Estados Unidos' eran mostrados por los integrantes de ese grupo antiinmigrante, que sólo protagonizaron un pequeño intercambio de expresiones con los que ingresaban al templo.

'A esos pequeños grupos inconformes sólo les decimos que están equivocados y que ojalá pronto se den cuenta que así como les ocurrió en el pasado a la comunidad irlandesa, a la italiana y a la afroamericana en este país, así se va a reconocer a la latina', dijo Gutierrez.

'Vamos a llevar esta campaña de iglesia por iglesia en que podamos estar, hasta que se junten todas las voces y hasta que el presidente Obama no tenga otra alternativa que escuchar la voz de nuestra comunidad', sentenció el legislador.

El obispo Gerald Barnes, de la diócesis de San Bernardino, indicó que la presencia de los congresistas Gutierrez y Baca han fortalecido la lucha por los inmigrantes.

'Queremos familias unidas y pedimos a los congresistas que trabajen duro para lograr esta nueva reforma migratoria que pueda llevar paz y justicia para las familias de inmigrantes en este país', señaló el prelado.

En el acto, algunos asistentes dieron sus testimonios sobre cómo han sido afectados ante la falta de una reforma migratoria en Estados Unidos, mientras otros gritaban consignas como 'ísí se puede!', 'íviva Cristo!' o 'se ve, se siente, el pueblo está presente'.

Las hermanas Jennifer y Witie Serrano, nacidas en Estados Unidos, contaron que su padre Alejandro Serrano fue deportado y que ahora, además de una familia dividida, han perdido su casa por no pagar la hipoteca.

'Le pedimos al presidente Obama que haga algo porque este es mi país, al que pertenezco', dijo Jennifer.

'Mis padres por casi 20 años han pagado impuestos, no le deben nada a nadie y nunca han tenido problemas con la policía, son buenas personas y no es justo que migración haya venido por ellos. Nos han arrancado la vida', añadió.

Wilbert Roches, un estudiante universitario de 18 años, relató cómo fue separado de su madre, quien trabajó en el campo y en fábricas de este país por casi 20 años, pero que en diciembre pasado fue deportada por agentes de migración a Tijuana, Baja California.

'Ahora mi familia ha quedado dividida. Mi hermanita se fue con ella, pero no sé dónde ni cómo están viviendo (...) lo que le pido al presidente Obama es que quiero volver a ver a mi familia y decirle que mi madre nunca hizo nada malo para merecer esto', apuntó Roches.

Silvia Pérez Morales, de 45 años, nacida en San Antonio, Texas, manifestó que su esposo también fue deportado por ser indocumentado. 'Cuando se lo llevaron sentí que mi vida terminó y hasta pensé en suicidarme', recordó.

El congresista Baca, quien es el presidente del caucus hispano en el Congreso, aseveró que el mensaje de este día es que el presidente Obama se entere que necesitamos una reforma migratoria justa para todos.

'Esta reforma migratoria no sólo atañe a los latinos, afecta a todo el país, que basa su fortaleza en los inmigrantes de todas las nacionalidades, cuyo único interés es estar aquí unidos con sus familias', finalizó.