Uno de los firmantes de la carta, el legislador demócrata Eliot Engel, que se encuentra en una visita de trabajo en la capital mexicana, se mostró hoy confiado en que la nueva administración estadounidense analice este mismo año la medida, que no requiere aprobar una nueva legislación.
México, D.F..- Más de medio centenar de legisladores estadounidenses pidieron por carta al presidente Barack Obama que restablezca la prohibición de la venta a civiles de ciertas armas de asalto importadas, muchas de las cuales terminan en poder de narcotraficantes mexicanos.

Uno de los firmantes de la carta, el legislador demócrata Eliot Engel, que se encuentra en una visita de trabajo en la capital mexicana, se mostró hoy confiado en que la nueva administración estadounidense analice este mismo año la medida, que no requiere aprobar una nueva legislación.

"Le envié una carta unos días atrás, no llega a una semana, y estoy esperando su respuesta", explicó a Efe.

En una rueda de prensa Engel recordó antes que el 90 por ciento de las armas confiscadas en México cada año tiene su origen en EU.

"Eso es simplemente inaceptable y debemos hacer un mejor trabajo para reducir el flujo de estas armas hacia el sur de la frontera", confesó.

Engel, presidente de la misión y del subcomité del Hemisferio Occidental de la Cámara Baja, sostuvo que estas armas, algunas de las cuales le mostró el fiscal general de México, Eduardo Medina Mora, en una reunión que mantuvo con él esta semana, proceden "predominantemente" del este de Europa y China.

"Pienso que si empezamos a hacer valer esta prohibición veremos el flujo de armas sino frenándose completamente, por lo menos reducido", añadió.

Según el demócrata, las armas "no hubieran llegado a México si la legislación estadounidense estuviera en vigor".

"Espero una respuesta positiva porque creo que el presidente Obama entiende la necesidad de que seamos socios de México", dijo a Efe el legislador sobre las posibilidades de que prospere su reclamo.

Engel, diputado por Nueva York, señaló que cuando regrese a EU planea reunirse con la secretaria de Estado de su país, Hillary Clinton, para "alentarla" a que convenza a Obama de la necesidad de atender el pedido.

El Congreso de EU aprobó en 1994 una ley que prohibía la venta a civiles de algunas armas de asalto semiautomáticas o de alto calibre importadas, cuya vigencia concluyó en 2004 y que no se renovó durante el Gobierno de George W. Bush.

El legislador considera urgente analizar la cuestión para frenar el flujo de estos productos, pero aclara que una medida de este tipo no implica promulgar leyes nuevas ni afecta a la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a tener armas sin importar el motivo.