(Foto: Vanguardia-Cortesía)
Padres, educadores y expertos en salud consideran que la compañía se aprovecha del nombre del científico para promover sus productos de Baby Einstein
JERUSALÉN.- Una coalición estadounidense ha pedido a la Universidad Hebrea de Jerusalén que retire el permiso que dio a la compañía Disney para emplear el nombre de Albert Einstein en una serie de videos infantiles, informa hoy el diario israelí Haaretz.

La Campaña para una Infancia libre de Anuncios, formada por padres, educadores y expertos en salud, considera que Disney se aprovecha del respetado nombre del científico alemán para dar a sus productos de la gama "Baby Einstein" una apariencia de herramienta educativa.

Iniciado en 1997 y comprado por Disney cuatro años después, Baby Einstein es una serie de videos, DVD, libros y juguetes destinados a bebés y basados en un enfoque interactivo, según explica su página web.

En 2005, Disney y la universidad firmaron un acuerdo que concede a la compañía estadounidense el derecho durante cincuenta años a emplear el nombre del Nobel judío alemán en la serie "Baby Einstein" a cambio de 2.6 millones de dólares (1.74 millones de euros), que se destinan principalmente al mantenimiento de los archivos donados por Einstein.

La Universidad Hebrea de Jerusalén tiene los derechos sobre la obra y la imagen de Einstein porque éste ordenó en vida la cesión de todos sus escritos a este centro académico, que contribuyó a crear cuando todavía no existía el Estado de Israel.

Consultada por Efe, la Universidad dice no tener constancia de la petición de la Campaña para una Infancia libre de Anuncios y defiende el pacto con Disney porque, a su juicio, no banaliza el legado del autor de la teoría de la relatividad.

"Examinamos con atención cada petición que recibimos para el uso de la imagen o el nombre de Einstein, con el amparo de la dignidad del gran científico como primera consideración. Rechazamos muchas de las peticiones porque sentimos que no respetan esa dignidad", explica Jerry Baraj, portavoz de la institución.

En cambio, la universidad entiende que Baby Einstein es un "producto de calidad" que cumple con el criterio mencionado, más allá de si contribuye o no al desarrollo de los niños