Notimex
Caracas, Venezuela.- El opositor Partido Socialcristiano COPEI de Venezuela llamó hoy a la socialdemócrata Acción Democrática (AD) a ayudar en la campaña contra la reforma constitucional y velar por la seguridad del voto el 2 de diciembre próximo.
El coordinador nacional de Asuntos Electorales del COPEI, Enrique Naime, pidió al también opositor Comando Nacional de la Resistencia (CNR) que refuerce sus acciones en el país para impedir el triunfo de la reforma impulsada por el presidente venezolano Hugo Chávez.

En declaraciones a la prensa, Naime dijo que todos los partidos políticos y organizaciones civiles deben prepararse para estar presentes en las mesas de votación y velar por la seguridad del voto contra la propuesta presidencial, para evitar un posible fraude.

"Existe el ventajismo en el CNE (Consejo Nacional Electoral) y el fraude se hace en la mesa de votación, por eso el COPEI tiene un operativo que se denomina `Vota y Quédate'", puntualizó el dirigente opositor.

Añadió que los opositores "tenemos que quedarnos en los centros de votación para garantizar que el testigo se presente, para garantizar el sorteo de la auditoria y para evitar que nos puedan escamotear los votos al final del proceso".

Naime invitó a la AD, que junto al COPEI dominaron la escena política venezolana entre 1958 y 1998, a 'incorporarse a velar el proceso electoral' del 2 de diciembre próximo donde se someterá a votación un total de 69 reformas constitucionales.

El secretario general de la AD, Henry Ramos, dijo hace unos días a periodistas que la colectividad dejó a sus miembros en libertad para votar "de acuerdo a su conciencia", razón por la cual los socialcristianos hicieron el llamado a reunir fuerzas.

El dirigente del COPEI consideró que "la logística e influencia que ejerce la AD en algunos sectores del país aún se puede sentir, más que todo en la zona llanera" de Venezuela, tras lo cual reconoció que esa colectividad 'está trabajando activamente con nosotros'.

Naime puntualizó que es necesario sumar esfuerzos para 'cuidar' los votos en las 33 mil mesas que se instalarán el día del referendo y se remontó a experiencias electorales de otros países latinoamericanos donde el operativo 'Vota y Quédate' rindió frutos.

Aseguró que el COPEI está capacitando a sus testigos de mesa y tratará de lograr la mayor cobertura en Venezuela, pero reiteró que se requiere de un esfuerzo de todos los actores sociales del país para lograr "un proceso transparente".

El gobernador del oriental estado venezolano Sucre y dirigente del izquierdista Partido Podemos, Ramón Martínez, enfatizó por su parte que las encuestas dan la victoria al "No" en una proporción de dos a uno, por lo que están preparados para defender los votos.

Martínez reiteró este lunes en declaraciones a Unión Radio que el llamado es "a votar en forma adversa a la reforma constitucional" para impedir que el presidente Chávez instaure un sistema socialista en este país sudamericano.

El gobernador dijo que cuestionar al CNE "es perder el tiempo, lo que hay que hacer es prepararse en todos los sectores del país y recordar que el problema no es Chávez o antichávez, sino un destino de país".

Enfatizó que "se trata de escoger la carta de navegación de un país, por ello hay que olvidarse de los recursos del Tribunal Supremo de Justicia. Aquí simple y llanamente hay que garantizar la victoria que se expresa en todas las encuestas del país".

'Los sectores políticos tienen que coordinarse en todo el país y garantizar las actas bajo un sistema inmediato. Hay que tener decisión política y llamar a votar `No' y dejar a un lado la abstención', aseveró Martínez.

Reveló que más de 126 alcaldes y 10 gobernadores oficialistas han comunicado al presidente Chávez sus desacuerdos con la reforma constitucional, por lo que esperan que miembros de los consejos comunales también manifiesten su rechazo a la enmienda.

Aseguró que, con su propuesta, Chávez "está rompiendo el hilo constitucional, sus principios resumidos en la pluralidad ideológica, la descentralización, el federalismo histórico, la soberanía radica en el pueblo y no en el dedo'.

Martínez puntualizó que el gobernante venezolano debe retirar la propuesta de reforma constitucional y llamar a una Asamblea Constituyente.

Entre las reformas a 69 de los 350 artículos constitucionales se permitiría al mandatario dividir al país en regiones y nombrar vicepresidentes locales.

También establece la reelección presidencial ilimitada, aumentar el mandato de seis a siete años, eliminar la autonomía del Banco Central de Venezuela y agregar al nombre de la Fuerza Armada Nacional la frase 'bolivariana y anti imperialista'.