Berlín, Alemania.- El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, Javier Solana, pidió a China que ejerza presión sobre las autoridades de Birmania para poner fin al derramamiento de sangre en que ha desembocado la represión de las protestas pacíficas.
"Todos los Estados que pueden influir en el comportamiento de las autoridades birmanas tienen que actuar. Eso es válido especialmente para un gran vecino directo como China", dijo Solana en unas declaraciones que publica en su edición de mañana el dominical alemán "Bild am Sonntag".

Solana pidió además detener de inmediato la represión violenta contra las manifestaciones pacíficas y dejar en libertad a los prisioneros políticos, y amenazó indirectamente con la posibilidad de aplicar sanciones.

"Instamos a un proceso de reconciliación nacional. Pero también estamos analizando posibles medidas adecuadas para el caso de que los militares sigan ejerciendo la violencia", dijo Solana.