Notimex
Lerma, Mex.- Cada año, Luz y Fuerza del Centro (LFC) registra pérdidas por 22 mil millones de pesos como resultado del robo de energía y la falta de pago por el servicio, principalmente de municipios y organismos descentralizados de agua.
El director general de la paraestatal, Jorge Gutiérrez Vera, señaló que este problema impide a la empresa hacer mayores inversiones en infraestructura para abastecer de energía a entre 200 y 300 empresas y 490 nuevos usuarios.

Entrevistado antes de participar en el "Foro de Energía", organizado por MaxiGas Natural y la Asociación de Industriales del Estado de México, destacó que el robo de energía alcanza los 16 mil millones de pesos por lo cual LFC se coordina con la Procuraduría General de la República (PGR) para frenar este problema.

Además, agregó, cada año se registra una pérdida histórica de seis mil millones de pesos por la falta de pago de municipios y organismos descentralizados de agua. Citó el caso de los ayuntamientos de Tlalnepantla, Chalco, Chimalhuacán y Nezahualcóyotl.

Gutiérrez Vera dijo que la falta de pago impide aumentar la infraestructura de LFC y suministrar el servicio a nuevas unidades habitacionales y a las 200 o 300 empresas que están en espera de ser conectadas.

Señaló que ante esta situación, en los últimos años se invierten siete mil 500 millones de pesos para instalar subestaciones móviles para atender las demandas de los usuarios.

Posteriormente, en su ponencia "Calidad y abasto de energía eléctrica" expuso que el servicio que ofrece Luz y Fuerza del Centro abarca al Distrito Federal, 85 municipios del Estado de México, 45 de Hidalgo, dos de Morelos y tres de Puebla, por lo que es necesario realizar nuevas inversiones.

Precisó que en su proyecto 2007-2012 la paraestatal buscará ampliar la capacidad para generar, transformar y distribuir el fluido eléctrico y así abatir su rezago.

Por su parte, el director general de MaxiGas Natural, Jean Courres, indicó que el gas natural es el combustible del futuro porque garantiza el desarrollo económico, propicia la competitividad, incentiva la inversión y contempla las exigencias medioambientales que el crecimiento responsable de la economía demanda.

Lamentó que el crecimiento y la instalación de nuevas redes de distribución de gas natural enfrentan retos que las autoridades locales no pueden atender por el desconocimiento que tienen sobre la instalación de redes, lo cual -dijo- desincentiva la inversión.

Finalmente, dijo que a nivel mundial la utilización del gas permitirá crear un medio ambiente más cómodo y económico.