Stuttgart.- La automotriz alemana Porsche comunicó hoy en Stuttgart que debido a la fracasada adqusición del grupo automotor Volkswagen cerró el año fiscal 2008-2009 con unas pérdidas antes de impuestos de 4.400 millones de euros (6.540 millones de dólares).

El grupo, que dio a conocer estas cifras tran una reunión de su consejo de vigilancia, recalcó que las pérdidas hasta el 31 de julio se debieron a las operaciones realizadas para llevar a cabo dicha compra y al grave endeudamiento sufrido como consecuencia.
Stuttgart.- La automotriz alemana Porsche comunicó hoy en Stuttgart que debido a la fracasada adqusición del grupo automotor Volkswagen cerró el año fiscal 2008-2009 con unas pérdidas antes de impuestos de 4.400 millones de euros (6.540 millones de dólares).

El grupo, que dio a conocer estas cifras tran una reunión de su consejo de vigilancia, recalcó que las pérdidas hasta el 31 de julio se debieron a las operaciones realizadas para llevar a cabo dicha compra y al grave endeudamiento sufrido como consecuencia.

Pese a ello, Porsche está dispuesto a ofrecer un pequeño dividendo a sus accionistas. Así, repartirá 1.000 millones de euros (1.486 millones de dólares) provenientes de sus reservas, con lo que el balance de beneficios se situará en los 8,23 millones de euros (12,23 millones de dólares).

Esa cifra vendría a ser 0,05 euros (0,07 dólares) por cada acción extraodinaria y 0,044 euros (0,065 dólares) por cada extraordinaria.

Porsche, que finalmente será integrada hasta 2011 como una marca más dentro del grupo Volkswagen, el mayor fabricante automovilístico de Europa, cerró el ejercicio anterior con un beneficio antes de impuestos de 8.570 millones de euros (12.740 millones de dólares).

Su beneficio neto se alzó hasta los 6.390 millones de euros (millones de dólares), gracias a su participación en Volkswagen.