Foto: Cuartoscuro
El Universal
Brian Molko y compañía interpretaron temas de su más reciente disco, así como de sus clásicos en más de 20 años de historia musical
Placebo, una de las cartas fuertes del Vive Latino, llegó al escenario principal del festival para demostrar que en esta fiesta musical no sólo el español tiene presencia y que ellos a pesar de estar alejados de su público mexicano aún tienen una gran presencia en este país.

Los años han pasado por ellos, sin embargo, este día Placebo consiguió congregar a sus seguidores de hace dos décadas y a los actuales en un show que estuvo cargado de estridencia y de lo mejor de sus veinte años de carrera.

Canciones clásicas en el repertorio de Brian Molko y compañía como "Every you, every me", "Song to say goodbye" y "Meds" conmocionaron a los fans del grupo inglés.

Visiblemente distintos a cuando los mexicanos los vieron en vivo por última vez, el grupo conservó su estilo oscuro al estar todos vestidos de negro, aunque ya han dejado atrás un poco el look andrógeno que los distinguió hace unos años.

Aunque tiene poco tiempo que su álbum salió, temas como "Too many friends", "A million little princess", "Purify" y "Scene of the crime" que se desprende de su reciente álbum "Loud like Love" lograron conectar con el público, pues algunos hasta coreaban dichas melodías.

Conforme pasaron los minutos, más melómanos acudieron al llamado de Molko para poder escuchar canciones como "Special K", y "The bitter end" y que tras un recorrido musical de más de 70 minutos Llegó a su fin con "Running up that hill", "Post blue" y "Infra-red".

Antes de marcharse, el grupo externó su agradecimiento a su publico mexicano con un "Gracias México, los queremos, nos vemos pronto", a cargo de su guitarrista Stefan Olsdal, quien habló en un fluido español, lo cual fue aclamado por los presentes.