El Universal
El mosco vector llamado ''Dragón Amarillo'' ha sido detectado en plantíos de Yucatán; productores de naranja señalan que una vez que la planta se ha infectado, no hay manera de rescatar la planta
Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Luego de que se diera a conocer la detección del llamado "Dragón amarillo" en la Península de Yucatán, citricultores de Tamaulipas han buscado asesoría para prepararse ante la posible llegada de esta plaga, que destruye en poco tiempo los árboles.

El experto en manejo de fertilizantes para cítricos, Alberto Elizondo Barba, confirmó que entre los naranjeros de la zona centro de Tamaulipas existe alerta, debido a que según la información que se tiene, el mosco vector llamado "Dragón amarillo", es posible controlarlo, sin embargo una vez que la bacteria llega a una huerta citrícola, los estragos son catastróficos.

Elizondo explicó que se tiene que prever la posible llegada, y tomar las medidas necesarias para saber qué hacer en caso de que ésta llegue a la región naranjera del estado.

"El problema radica en que solo hay veneno para el vector Dragón amarillo pero una vez que éste ha dejado la bacteria en algún árbol ya nada se puede hacer no hay cura para la enfermedad, se tiene que quemar el árbol para evitar la posible infección de mas plantas", explicó el experto.

Dijo que existe mucho interés de los citricultores de la región, quienes han buscado asesoría para estar informados de cómo afrontar el problema en caso de que la mosca llegue a la región.

"Una rama del árbol empieza a adquirir un color amarillo en sus hojas, que poco a poco se va extendiendo a otras ramas, el fruto de estas se empiezan a deformar y posteriormente viene la muerte de la planta (se seca)", mencionó Elizondo.

Detalló que el vector puede trasladarse de una región a otra, a través de fuertes vientos que traen consigo los huracanes, o por el traslado de una fruta infectada.

Advirtió que en esta última debe ser muy cuidadosa la autoridad fitosanitaria, para ser muy exigentes en el traslado de naranja donde se presume que ya existe la bacteria, de no permitir el acceso de la fruta a regiones sanas.

"Las posibilidades de que el vector llegue aquí son variables, depende mucho de los huracanes de los vientos y de otras circunstancias como el transporte de otros estados en este caso de fruta, podrían ayudar a que llegue este problema", agregó el experto.

Explicó que el problema es grave y se puede salir de control, debido a que la enfermedad se confunde con otras como el virus de la tristeza, que también es diseminado por un pulgón, que recorre grandes distancias.

Por su parte el presidente de la Unión Regional de Citricultores Luis Lauro Carrillo Soto, reconoció que es una situación que no se debe tomar a la ligera por parte de las autoridades y que deben asumir la parte que les corresponde para evitar en la medida de sus posibilidades la presencia de la bacteria.

Externó su preocupación debido a que el vector ha recorrido grandes distancias de un país a otro y si ya se encuentra en México el riesgo de que llegue a Tamaulipas es una realidad.

"Las autoridades tendrán que hacer pero ya la parte que les corresponde, porque decir Yucatán es decir México y eso quiere decir que de un momento a otro nos puede llegar esta enfermedad, imagínese si ha sido capaz de recorrer continentes, que no pueda recorrer algunos estados en nuestro país", comentó Carrillo Soto.