El Universal
De acuerdo con Scotiabank, durante dos años las fabricantes de autos trabajarán al 60% de su capacidad; en el caso de México, el impacto al empleo será mayor en los proveedores de autopartes
Ciudad de México.- Durante 2009 y 2010 las plantas de producción de General Motors, Ford y Chrysler, situadas en la región del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), trabajarían a apenas un 60% de su capacidad total, estimó un análisis de Scotiabank.

Todavía al cierre de 2008, las tres de Detroit cada año fabricaron 7.2 millones de unidades, es decir, los activos laboraron a 85% de su poder de producción, mismo que "es cuando el nivel de trabajo en estos activos son rentables".

En el bienio en referencia, el ensamble disminuiría a sólo seis millones de coches, lo que se traduce en una caída de 20%.

Este es una escenario estimado en que en el mercado de Estados Unidos se logren vender entre 10.1 y 10.5 millones de automotores nuevos.

Los mayores impactos en término de empleo se prevé que serán en Estados Unidos y Canadá por el recorte directo a trabajadores en varias factorías.

En el caso de México, el impacto al empleo será mayor en los proveedores de autopartes quienes año con año exportaban poco más de 22 mil millones de dólares en componentes a las tres marcas, estimó el reporte.