Universal
Cd. de México.- Aunque recientemente fueron lanzados en formato DVD los primeros capítulos de la serie Plaza Sésamo, éstos podrían resultar peligrosos para las nuevas generaciones, pues algunos de los personajes resultan un mal ejemplo en el mundo actual de muchos niños, según lo publicado por Hadley Freeman en su blog sobre radio y televisión del diario Guardian Unlimited.
En los empaques de la serie aparece un texto que dice "Los primeros programas de Plaza Sésamo fueron diseñados para adultos, por lo que podrían no cubrir totalmente las actuales necesidades de los niños en etapa preescolar" .


Así, la serie podría resultar mejor diseñada para adultos sentimentales que para niños que han crecido con las creaciones de los estudios Pixar.

No es la naturaleza sicodélica de la serie creada en los años 70 lo que preocupa, sino la conducta que puede motivar. La autora ironiza sobre el hecho de que en la serie aparezcan niños bailando en las calles u hombres leyendo libros a los pequeños sin razón aparente.

El Monstruo Comegalletas sería el primer problema, no porque se trate de un monstruo sino porque come galletas (que provocan obesidad) y cuando su adicción lo lleva al extremo, incluso se introduce un plato en la boca. Su alter ego, Alistair Cookie, utiliza una pipa para fumar antes de comérsela.

Ejemplos como los anteriores hicieron que la propia productora del programa, Carol-Lynn Parente, declarara al New York Times que esos personajes podrían motivar una conducta inadecuada para los pequeños. Debido a lo anterior, se decidió eliminar el personaje de Alistair de la serie, reprodujo el sito en la Web.

Otro de los personajes "problema" es Oscar el gruñón, debido a su personalidad claramente depresiva, por lo que en palabras de Parente "no sería posible crear un personaje de ese tipo en la actualidad". Sin embargo, ese personaje pertenece sólo a la versión en inglés de la serie.

Finalmente, para la autora del texto resulta exagerado asegurar que las conductas del show podrían resultar dañinas para los pequeños, pues de manera sarcástica señala que los personajes "¡Tienen el cabello sobre los ojos!, ¡Tocan instrumentos eléctricos y uno de ellos utiliza la batería sin protección especial!"