LA JORNADA
México, D.F. .- El pago de derechos de autor retrasó por un año la aparición de Los universos mágicos de Remedios Varo e Isabel Allende: fantasmas y espíritus (Ediciones Idea, 2006), de la española Elena Morales Jiménez (La Laguna, 1972), quien viajó a México para presentar el volumen en la Universidad del Claustro de Sor Juana. El libro contiene gran cantidad de reproducciones de las obras de la pintora surrealista y ya existe interés en que sea publicado en México.
De acuerdo con Morales, "no sabíamos a quién había que pedirle (permiso), porque queríamos sacarlo perfectamente legal. Al final, la sociedad de autores española Vegap (Visual Entidad de Gestión de Artes Plásticos) nos dijo que Beatriz Varo Jiménez (sobrina de Remedios Varo Uranga) era quien tenía los derechos y teníamos que pagarles a ellos. Beatriz Varo dio los derechos perfectamente, pero hubo que pagar 600 euros a Vegap por la gestión. Como se trata de una editorial de pocos recursos, para pagar tuvo que esperar un tiempo hasta reunir el dinero".

Sin embargo, durante su estancia en México la autora recibió una llamada telefónica de Alexandra Varsoviano, esposa de Walter Gruen, quien le informó que los derechos "ahora pertenecen a su marido, pero no sabía desde qué año". Su interlocutora también le corroboró que "ya se terminó" el litigio en torno a la propiedad de las 39 obras de Remedios Varo depositadas en el Museo de Arte Moderno.

Beatriz Varo le había dicho lo mismo cuando Morales la llamó con motivo de la presentación del libro el pasado 11 de octubre en Tenerife: "Me dijo que estaba ya muy cansada del tema y que no pensaba luchar más porque ella había ganado cuatro juicios, pero ya estaba contra toda una nación diciendo que la obra de Remedios Varo era un monumento nacional, que no se podía mover del país, y eso era muy duro para ella".

El 11 de enero del presente año la titular del juzgado decimotercero de lo familiar, María Margarita Gallegos López, emitió una sentencia en el sentido de que la Federación, entendida como la nación mexicana, es la única y legítima propietaria de 39 obras pictóricas de Varo Uranga. La sobrina estaba en su derecho de hacer uso de un recurso de apelación.

Morales también presentó su libro el 28 de febrero en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid, acto al que invitó a Beatriz Varo. Sin embargo, la sobrina dijo que "solo asistiría de presentarse en Valencia, donde vive. No quiere moverse, está muy cansada con este tema".

Cuestionada al respecto, Alexandra Varsoviano dijo que los derechos de autor siempre le han correspondido a Walter Gruen: "Cuando de Estados Unidos piden autorización para reproducir, escribir o lo que sea, siempre es de Walter Gruen. Nada más en España, por todo el conflicto que había allí, lo ignoraban. Elena Morales pensaba que con pagarle a Vegap los derechos para publicar el libro sería suficiente, pero nunca se puso en contacto para pedir la autorización del libro".

Al respecto, Morales reconoció la gran labor que ha hecho Walter Gruen para que no se disperse la obra de Remedios Varo: "Me da mucha pena todo lo que él ha podido sufrir estos años. Por eso le decía a Alexandra que lo sentía mucho, porque no quería ser la causa de un nuevo dolor, de que yo le hubiera pagado los derechos (a Vegap); de haber sabido, hubiera luchado para que la editorial les pagara los derechos a ellos (Walter Gruen). No nos informaron. En España, no encontré... no sabía cómo conectar con Walter Gruen".

-¿Fue mal informada?- se le cuestionó a Varsoviano

-Eso es lo que creo. Vive en La Laguna, en Islas Canarias, y parece que fue mal informada o no hizo el intento, porque ella tenía nuestro teléfono, el número de fax y también la dirección. Hubiera sido fácil a través de los años ponerse en contacto con nosotros.

"Beatriz Varo pretendía tener los derechos de autor, sobre todo en España, porque todos los libros que salieron hasta ahora allá fueron con el permiso de Vegap, y detrás de eso está Beatriz Varo. Pero esto ya se acabó porque se canceló todo esto.

-¿Ya se acabó el litigio?

-Falta todavía una última etapa, pero prácticamente ya está resuelto. Falta una última sentencia para cerrar el caso. Quizá para junio o julio saldrá.

Por otra parte, Morales dice sentirse "frustrada" porque no se ha hecho nada en España para conmemorar el centenario del nacimiento de Remedios Varo, aunque haya escrito una carta al Museo Reina Sofía solicitándolo. Apunta: "México fue la patria de Remedios, pero España fue su cuna. Beatriz Varo, que pudo haber hecho algo, está cansada y se ha querido desconectar del tema. Ha habido gran falta de interés. En España, Remedios es una auténtica desconocida".