Donde más crecerá el número de habitantes será en Africa, que pese a las altas tasas de sida duplicará su población hasta los cerca de 2.000 millones en 2050, señala la ONU. Para 2025, la India desbancará a China como país más poblado y a mediados de siglo, sumando los dos países vivirán en ese territorio más de 3.000 millones de personas, mientras que en todo Asia serán más de 5.000 millones.
Wiesbaden, Alemania.- La población sigue creciendo en todos los continentes de la Tierra, menos en Europa. Unos 9.100 millones de personas poblarán el planeta hasta 2050, según prevé Naciones Unidas. Actualmente la cifra asciende a 6.800 millones.

Sin embargo, la población crece a un ritmo más lento que en las últimas décadas. A partir de 2040, la tasa de nacimientos disminuirá en todo el mundo incluso por debajo de los 2,1 hijos por mujer, el valor estadísticamente necesario para garantizar la estabilidad de la población. Los datos fueron publicados hoy por el Instituto Alemán de Estadística en Wiesbaden, en el oeste del país, un día antes del Día Mundial de la Población.

Donde más crecerá el número de habitantes será en Africa, que pese a las altas tasas de sida duplicará su población hasta los cerca de 2.000 millones en 2050, señala la ONU. Para 2025, la India desbancará a China como país más poblado y a mediados de siglo, sumando los dos países vivirán en ese territorio más de 3.000 millones de personas, mientras que en todo Asia serán más de 5.000 millones.

Todo lo contrario ocurrirá en Europa, que en 2050 tendrá unos 691 millones de habitantes, un 7,6 por ciento de la población mundial.

Hace cien años, un quinto de la humanidad eran europeos. No obstante, España, que ahora cuenta con unos 45 millones, superará la marca de los 50 en 2035 y en 2050 rozará los 51,3. Alemania, en cambio, sufrirá un descenso de población de casi ocho millones y pasará de los 82 actuales a 70,5.

"En Africa, donde la generación de niños es mayor que la de sus padres, mañana habrá más padres, aunque tengan menos hijos", dijo el director del instituto de investigación poblacional y sanitaria de la universidad de Bielefeld, Ralf E. Ulrich. Según Rembrandt Scholz, experto en demografía del instituto Max Planck de Rostock, en Europa es donde antes será visible el descenso de nacimientos.

En 1950, la media de hijos por mujer era de 4,92, mientras que actualmente se sitúa en 2,56, pero en 2050 podría ser menor de dos.

Según Scholz, una de las causas de esta tendencia es la concentración de la población en las ciudades. "La presión migratoria aumentará y la responsabilidad de los países en desarrollo también", añadió Scholz.

Según Ulrich, el aprovisionamiento alimenticio podría no estar garantizado para miles de millones de personas si, como es de esperar, disminuye la extracción de combustibles fósiles y, como consecuencia, aumentan drásticamente los precios del crudo.

"El hambre y las luchas por los combustibles fósiles podrían aumentar notablemente", señaló. Es urgente encontrar el modo de que "con el resto de combustible se pueda lograr rápidamente un cambio", como por ejemplo, "organizar las urbanizaciones de manera que necesiten menos transporte".

La presión a los sistemas de sanidad y educación y a la situación alimenticia aumentará notablemente en los países en desarrollo, señaló por su parte la fundación alemana de la población mundial en Hannover. Y es que precisamente en tiempos de crisis es imprescindible el fortalecimiento de mujeres y niñas para combatir la pobreza.