José Manuel Arteaga y José Carreño Figueras / El Universal
Washington.- América Latina se halla en una situación "más fuerte que en el pasado", y México "ha registrado mejoras sustantivas en muchos frentes", aunque falta por hacer, comentó Augusto de la Torre, economista en jefe del Banco Mundial (BM) para América Latina.
Los desafíos se deben a las desigualdades, la pobreza, la necesidad de tener un crecimiento más incluyente y capaz de generar mejores empleos. La solución va a depender en buena parte de las políticas de educación, salud y protección social.

En el caso de México, el economista del BM puntualizó que, a pesar de la estabilidad macroeconómica y de la reforma fiscal aprobada por el Congreso, el país enfrenta el reto de superar las desigualdades agravadas con la pobreza y urgencia de generar empleos de buena calidad.

Consideró que México deberá continuar, durante los próximos años, con el debate impositivo para generar más ingresos fiscales.

Advirtió que la perspectiva de crecimiento económico de EU puede ser menor a la estimada, por lo que el desempeño para el resto de las economías, incluido México, será modesto.

Proyectó que la economía de Latinoamérica tendrá un crecimiento de 4.9% a 5%. Además, el aumento de precios internacionales generará presiones en los alimentos y persistirán por algún tiempo.

El economista indicó que la mejor situación de los países de ingresos medios, que incluyen a muchos de Latinoamérica, obliga al BM a redefinir su papel y a ser algo más que una fuente de préstamos para ofrecer servicios financieros más variados, incluso de consejería.

Los grandes pendientes

En conferencia de prensa previa a la reunión anual de otoño del BM y el Fondo Monetario Internacional (FMI), este fin de semana, De la Torre se refirió a la situación de México y consideró que la mejoría no sólo ha sido en términos de democracia y política, sino que "ha consolidado su manejo macroeconómico de forma notable" y se ha integrado con bastante éxito a los mercados internacionales.

Además, México se ha ubicado como "un país que puede afincar un crecimiento relevante", pero eso no quiere decir que no haya desafíos, aunque el debate en la sociedad mexicana exige acuerdos.

De la Torre dijo que el sistema financiero mexicano tiene calidad internacional, en tanto que la dinámica exportadora "empieza a beneficiarse del conocimiento, de la inversión, de nuevas tecnologías".

Al hablar de la región y pronosticar un crecimiento hasta de 4.9% este año, afirmó que en la mayor parte de la región ha habido una consolidación progresiva de la política fiscal y que las posiciones de endeudamiento han disminuido, además de que la estructura de la deuda publica, amén de bajar, se ha diversificado.

"Antes (la deuda) era en dólares, ahora el porcentaje de deuda en moneda local ha subido y eso la hace menos vulnerable", señaló.

Recordó que varios países del área tienen mejores y más robustos sistemas monetarios y cambiarios que les permiten absorber mejor los choques externos, porque la flexibilidad cambiaria actúa como "amortiguador".

Añadió que, en general, América Latina tiene un superávit en cuentas externas y ha acumulado importantes reservas que actúan como "colchón". La convergencia de todas esas condiciones contribuye al fortalecimiento de la región, dijo.