Notimex
México.- La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que aquellas personas que se dediquen a la acuicultura y hayan comprado terrenos para ese fin a partir de 2002, podrán deducir el monto de la inversión original.
Los ministros indicaron que las personas físicas o morales dedicadas a esta actividad podrán deducir el monto de la transacción, y tendrá utilidad fiscal en el ejercicio en que se adquirieron y en los tres ejercicios inmediatos siguientes.

Los magistrados subrayaron que este beneficio, originado por la declaración de invalidez de artículos transitorios de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), será válido siempre y cuando los terrenos se utilicen exclusivamente para las labores de acuicultura durante el periodo citado.

La Sala del alto tribunal determinó que la fracción 86 del artículo Segundo de las Disposiciones Transitorias de la Ley del ISR, vigente a partir del 1 de enero de 2002, transgrede el principio de equidad tributaria previsto en el numeral 31, fracción IV de la Constitución.

Señaló que la disposición permitía a quienes se dedican de manera exclusiva a actividades agrícolas o ganaderas deducir los costos de la compra de instalaciones, excluyendo de este beneficio a las personas físicas y morales dedicadas a la acuicultura.

Al resolver un amparo en revisión, la instancia judicial recalcó que todo individuo dedicado a la producción de alimentos tiene los mismos derechos ante la ley.

La acuicultura es el estudio o técnica de cultivo, más o menos intensiva, de especies vegetales y animales en agua dulce o marina con la finalidad de comercializarlos.