La Jornada
La participación del gobierno, prevista como una nacionalización parcial del grupo bancario, oscilará entre el 25 y el 40 por ciento de su capital.
Nueva York, EU.- El gobierno de Estados Unidos podría terminar quedándose hasta con 40 por ciento de las acciones comunes de Citigroup, reportó el diario Wall Street Journal en su sitio web, citando fuentes familiarizadas con los planes.

El periódico divulgó que los ejecutivos de Citigroup esperan que las negociaciones con los funcionarios del gobierno estadunidense resulten en una participación cercana a 25 por ciento. Citando a un portavoz del banco, el diario señaló que Bank of America no está discutiendo otorgar al gobierno estadunidense una participación más grande en su paquete accionario.

La participación del gobierno, prevista como una nacionalización parcial del grupo bancario, oscilará entre el 25 y el 40 por ciento de su capital.

"Es posible que las negociaciones fracasen, pero el gobierno podría convertirse en poseedor de acciones ordinarias de Citigroup hasta en 40 por ciento. Los dirigentes del banco esperan que la parte (del gobierno) se aproxime más al 25 por ciento", indicó el diario citando a personas "familiarizadas con la situación".

Esta información se publica pocas horas después de que los rumores de estatización de Citigroup y Bank of America se multiplicaron durante toda la semana pasada, ambas instituciones recapitalizadas con 45 mil millones de dólares en los últimos meses.

The Wall Street Journal precisó que las negociaciones en curso no prevén que las autoridades inyecten fondos suplementarios en Citigroup, pero indica que una gran parte de sus acciones preferenciales, que no les dan derecho de voto pero sí dividendos, podrían ser convertidas en acciones ordinarias.

El periódico indicó que las negociaciones se llevaban a cabo actualmente con responsables de la Reserva Federal y de otra autoridad de regulación, la Oficina de la Divisa, antes de que el gobierno del presidente Barack Obama se haga cargo del caso. Si el plan se hace realidad, el gobierno tendría una mayor influencia sobre uno de los bancos más grandes del mundo afectado por la crisis financiera internacional.

La acción de Citigroup cayó la semana pasada por debajo de su nivel más bajo en la crisis del cuarto trimestre, pese a haber recibido 45 mil millones de dólares del Estado, lo que hizo aumentar las especulaciones sobre una posible estatización del ex número uno de la banca.

Al promediar la jornada bursátil del martes, el banco estadunidense valía solamente unos 17 mil millones de dólares en bolsa, con una baja de 10 por ciento con relación al cierre del viernes. En la sesión, el papel llegó a caer a 3.02 dólares, por debajo de los 3.05 alcanzados en las convulsiones de noviembre.