Foto: Archivo
Agencias
El asesor en materia de terrorismo de Obama explicó que la medida, utilizada en Libia para enfrentar al abatido Khadafi, es una posibilidad para frenar al sanguinario Al Assad.
"No recuerdo que el presidente haya dicho que hay alguna opción fuera de la mesa de negociaciones", afirmó John Brennan Brennan, interrogado en el Consejo de Relaciones Exteriores sobre la zona de exclusión aérea en el país árabe.

El asesor presidencial de Barack Obama explicó que se analiza "cuidadosamente" las opciones "para determinar las ventajas y los inconvenientes de cada una de ellas".

"El Gobierno estadounidense siempre observa las situaciones y analiza los tipos de escenarios que podrían darse y, en consecuencia, elabora planes de contingencia para afrontar determinadas situaciones", detalló.

Una zona de exclusión aérea es una acción de guerra, que supone la prohibición de sobrevolar una determinada área. Requiere de la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que, mediante una resolución, determina exactamente por dónde no pueden volar las naves del país penalizado. En el caso de Libia, la ONU decidió cerrar su espacio aéreo para proteger a los libios de Khadafi.

Las protestas en Siria comenzaron a mediados de marzo como efecto contagio de lo que sucedía en Túnez. Egipto, Libia y Yemen. Se intensificaron con el correr de los días, creció el número de movilizaciones casi proporcionalmente con la brutal represión del Gobierno.

Siria es clave en Medio Oriente. Se trata, en su mayoría, de un país sunnita (75%), pero los Assad -en el gobierno desde principios de los 60- pertenecen a la secta alawí, una rama de los chiítas. Lo que forjó una relación con Teherán tras la revolución islámica de 1979.