La policía mató a 12 personas durante los desórdenes del 5 de julio en la ciudad occidental de Urumqi, dijeron funcionarios, en una rara declaración gubernamental que reconoce que las fuerzas de seguridad abrieron fuego en el peor conflicto étnico en la región en décadas.
Beijing, China.- Los disturbios comenzaron cuando una protesta pacífica de la etnia minoritaria musulmana Uighur se tornó violenta cuando la policía intentó contenerla. Los uighurs reaccionaron furiosamente en Urumqi, capital de la provincia de Xinjiang, y destruyeron ventanas, quemaron vehículos y golpearon a integrantes de la etnia china Han, la comunidad dominante en el país.

Dos días después de los primeros tumultos, grupos de vigilancia ciudadana de la etnia Han se volcaron a las calles y agredieron a uighurs.

El gobernador de Xinjiang, Nur Bekri, dijo que la policía abrió fuego contra los ''hampones'' el 5 de julio después de realizar disparos de advertencia, según un despacho emitido la noche del sábado por la agencia china de noticias Xinhua. Al parecer no mencionó a qué etnia pertenecían los ''hampones''.

''La policía mostró tanta compostura como era posible durante los disturbios'', dijo Bekri citado en la información y agregó que muchos agentes fueron lesionados y uno muerto.

Una funcionaria de apellido Wu, que labora en la oficina de información del gobierno regional de Xinjiang, confirmó el domingo el reporte. Wu no estuvo en condiciones de mencionar si las personas muertas por la policía eran miembros de la Uighur o Han.

El gobernador dijo que tres personas murieron en lugar de los desórdenes y nueve en hospitales.

Bekri añadió a la agencia que el número de muertos por los disturbios ha ascendido a 197.

El gobierno había informado anteriormente que los disturbios dejaron 192 muertos y mil 721 heridos. La mayoría de los muertos pertenecían a la etnia Han.