El Universal
Reporta el subprocurador de justicia en el estado, Alejandro Garza y Garza, que los elementos informaban al cártel, a cambio de mil 500 a 5 mil pesos por quincena
Los policías del municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, detenidos entre lunes y martes por el Ejército Mexicano, filtraban información al Cártel de Sinaloa, a cambio de mil 500 a 5 mil pesos por quincena.

El subprocurador de justicia en el estado, Alejandro Garza y Garza informó en conferencia de prensa que de los 21 elementos detenidos en los dos días anteriores, se les fincó arraigo provisional a 20 ya que uno fue dejado en libertad por no encontrársele vínculo con el crimen organizado.

Abundó que en un término no mayor a treinta días, el ministerio público integrará los expedientes para acusar a los uniformados de Cohecho y Delincuencia Organizada.

"Están refiriendo entre ellos que recibían mil 500 pesos quincenales y existen otros que refieren que recibían 5 mil pesos quincenales con tal de proporcionar información de cuando estuvieran rondando los elementos de la Policía Federal y los elementos del Ejército Mexicano para que cuando llegaran no estuvieran en el lugar".

-¿Desde cuándo recibían esas cantidades de dinero?

"Unos comentan que desde abril de este año, otros que desde hace dos años, son diferentes fechas".

-¿A qué cártel pertenecían o servían?

"Ellos hablan de que servían al grupo de Sinaloa, que eran a los que ellos respondían".

Explicó que a simple vista se perciben como cantidades ínfimas de dinero, lo que les paga el crimen organizado, sin embargo, en algunos casos representaba su salario mensual.

"En algunos casos es una cantidad equivalente a su salario y en algunos casos es del 60, 70, porciento de su salario, habría que determinar la circunstancia personal de cada uno de ellos, en cuanto a ver si era necesidad o era alguno otra circunstancia".

Los policías sampetrinos, dijo el funcionario estatal, recibieron la orden de arraigo el martes cerca de las 10 de la noche, por lo que permanecerán en calidad de indiciados por los próximos 30 días.

Entre los detenidos hay tres jefes de zona y de grupo, identificados como Nazario Hernández Moreno, Arturo Gonzalez López y Héctor Vázquez Saucedo.

Además de Juan Daniel Martínez Silva, quien fungía como coordinador del C-4 o centro de coordinación policial; los 16 restantes eran policías rasos.