Rosendo Zavala / El Guardián
Saltillo, Coah.- Imaginando que su sentido el humor sería bien visto por la sociedad, un militar trató de amenizar la noche saltillense anunciando una amenaza de bomba en el interior de una clínica, aunque lejos de alegrar corazones los amargó porque de inmediato fue solicitada su detención por empleados del lugar.
Alrededor de las 4:20 horas de ayer, José Cruz Bautista avanzaba con una bolsa negra entre las manos por el estacionamiento de la Clínica 70 del IMSS, ubicada en el cruce de Pablo L. Sidar y Emilio Carranza, mientras era observado por los vigilantes del sanatorio.

El soldado veracruzano de 23 años avanzaba tranquilo por los rincones del nosocomio pero con los veladores por detrás, que seguían sus pasos sin cuestionarlo, ya que además de mostrarse en estado de ebriedad sus movimientos también resultaban sospechosos.

Minutos después, el militar apareció de frente ante los empleados del lugar, aprovechando el momento para manifestarles que había colocado una bomba en la parte trasera de un contenedor de gas y les pedía que no intentaran encontrarla, porque de lo contrario atentaría contra sus vidas.

Cuando el trasnochador se perdió entre las calles del sector, los vigilantes dieron aviso al 066, y minutos después una nube de patrullas municipales comenzó a peinar la zona en conflicto, ubicando al mal soldado para proceder a su arresto. Tras revisar la bolsa, los oficiales sólo encontraron tortillas frías.