El Universal
Según una encuesta realizada por el Centro de Política e Investigaciones, el respaldo al presidente de Palestina, Mahmud Abbas, está disminuyendo
Ramala, Cisjordania.- La popularidad del grupo islámico Hamas está creciendo tras la ofensiva militar israelí más reciente, tanto en la Franja de Gaza como en Cisjordania, según una encuesta difundida este lunes, en tanto un grupo humanitario acusó a Israel de violar la ley internacional al usar recursos de Cisjordania.

Según una encuesta realizada por el Centro de Política e Investigaciones palestino, el respaldo al presidente de Palestina, Mahmud Abbas, un pro occidental, está disminuyendo.

La Franja de Gaza, que soportó en enero una devastadora ofensiva de tres semanas por parte de la aviación y el ejército israelí, con un saldo de al menos mil 300 palestinos muertos, la mitad de ellos civiles, está totalmente controlada por Hamas.

En cuanto a Cisjordania, está administrada en parte por el gobierno de Abbas, aunque la seguridad está a cargo del ejército de Israel y hay cientos de miles de colonos judíos emplazados en asentamientos.

De acuerdo con el sondeo, si las elecciones presidenciales se realizaran ahora, el primer ministro de Hamas, Ismail Haniye, derrotaría a Abbas por 47% a 45%. Hace apenas tres meses, Abbas tenía un 10% de ventaja sobre Haniye.

En el mismo período, la popularidad de Hamas subió cinco puntos y llegó al 33%, en tanto la popularidad de Fatá, el movimiento que encabeza Abbas, bajó dos puntos y llegó al 40%, señaló la encuesta, que se efectuó del 5 al 7 de marzo entre 1.270 adultos en Cisjordania y en Gaza. El margen de error es de más o menos 3%.

Las relaciones entre Fatá y Hamas se derrumbaron cuando Hamas capturó la Franja de Gaza en una ofensiva relámpago en junio de 2007. Previamente, Hamas había ganado las elecciones parlamentarias palestinas, en enero de 2006 y tomado el control del gobierno.

La encuesta atribuyó el crecimiento de la popularidad de Hamas a la ofensiva militar de Israel en Gaza. Muchos encuestados opinaron que Abbas no hizo nada para frenar la violencia.

Por otra parte, un grupo israelí de defensa de los derechos humanos denunció que Israel está violando las leyes internacionales al explotar rocas y ripio en canteras de Cisjordania, para su propio beneficio.

El grupo israelí Yesh Din presentó una demanda ante la Corte Suprema de Israel, diciendo que un 75% de las rocas y pedregullo que se extraen de 11 canteras de Cisjordania es transferido a Israel. El grupo ha exigido que Israel cese toda actividad minera en Cisjordania.

Israel, que ocupó Cisjordania en 1967, niega que haya violado las leyes internacionales. En Cisjordania viven 2.4 millones de palestinos y alrededor de 280 mil colonos judíos.

También el lunes, las fuerzas armadas israelíes impusieron el cierre de las fronteras con Cisjordania por tres días para impedir el ingreso de palestinos a Israel durante un festejo judío.

Los militares dijeron que la medida comenzó la madrugada del lunes y estará vigente en todo el festival del Purim, que termina a la medianoche del miércoles.

El cierre prevé excepciones para palestinos con necesidad de atención médica de urgencia y otros casos humanitarios, especificaron.

Las fuerzas armadas consideran que los festejos judíos son posibles momentos para ataques palestinos y por lo general establecen ese tipo de cierres.

En ocasiones anteriores han ocurrido ataques contra israelíes durante el festival del Purim. En 1994, un colono judío mató a 29 palestinos en una mezquita de Hebrón durante el festejo.

Los judíos celebran tradicionalmente el Purim con disfraces e intercambio de regalos.