José Meléndez/El Universal
San Jose.- El populismo del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, es una "amenaza" para los países latinoamericanos, alertó el mexicano Manuel Espino, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), al encabezar el lanzamiento de una andanada de ataques en contra del gobernante venezolano desde El Salvador.
"Vemos en esta expresión actualizada del populismo que representa el presidente Chávez, una amenaza para los pueblos de América Latina", insistió el presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), de México, en un seminario que empezó el jueves de esta semana en la capital salvadoreña.

"A lo que no estamos dispuestos -advirtió- es a que una expresión autoritaria, populista, pretenda imponerse y hasta legalizarse, no solamente en Venezuela, sino desde allí difundirse, expandirse a toda América Latina y el Caribe".

Jorge Quiroga, ex presidente de Bolivia, coincidió con Espino y aseguró que "el señor Chávez llega por vía populista y tiene que subvertir a las Fuerzas Armadas, aniquilar la oposición, cerrar medios, montar sistemas electorales fraudulentos y así buscar perpetuarse en el poder".

Agregó que Chávez "no se queda circunscrito a Venezuela, pues tiene filiales en Bolivia, Nicaragua, Ecuador y va a trabajar muy duro para tomar El Salvador. La joya será El Salvador. Chávez trabaja sistemáticamente con la multinacional política con recursos ilimitados".

Sin mencionar al gobernante venezolano, el presidente de El Salvador, Antonio Saca, afirmó al inaugurar el seminario que el populismo es "un flagelo" que ha golpeado a América Latina en varias etapas de su historia.

"En la actualidad, América Latina vive una nueva oleada de populismo. No son buenos tiempos para la democracia. Los populistas han encontrado la manera de llegar al poder, usando los mecanismos de la democracia, pero una vez se convierten en gobernantes, se empeñan en destruir la democracia para eternizarse en el poder", aseveró.

Manifestó que los líderes populistas son "falsos redentores" que hace mucho tiempo hablaban en nombre de Dios, la Patria, la familias y las tradiciones, pero ahora les parece "más efectivo hablar a nombre de los pobres, además de que buscan enemigos externos para generar en los pueblos, un irreal sentimiento de dignidad en la defensa de supuestos intereses internos".

Por su parte, el ex presidente de Guatemala, el democristiano Vinicio Cerezo, exhortó a los partidos políticos de Centroamérica a resolver los conflictos sociales del área, para impedir que el istmo se transforme en una tierra con "caldo de cultivo" para la aparición de líderes mesiánicos.

"Hay que poner en evidencia que una de las causas del surgimiento del populismo es la dificultad de los regímenes políticos de resolver los problemas de la población. Hay que preocuparse por enfrentar el populismo que surge ante falta de esperanzas, pero hay que preocuparse por resolver a fondo la problemática nacional de cada uno", dijo. "Los populistas no tienen ideología, tienen proyectos de carácter demagógico", explicó.

A juicio de Alberto Barrios, del Partido Popular de Venezuela, es necesario "concientizar a colectividad de que es preferible discursos responsables", aunque sus soluciones lleguen tarde, "a un discurso demagógico que llega más rápido pero trata de engañar a la gente".

El seminario "Populismo en América" comenzó el jueves en San Salvador, organizado por la ODCA, integrada por partidos democristianos del continente.