Redacción Vanguardia
Cada auto show que se realiza en el mundo tiene una característica. Sus participantes, la época en que se realiza, y hasta el número de edición que celebre definen su temática y con anticipación dicta al mundo lo que podrán encontrar en él sus visitantes.
Este año, la cuadragésima edición del Auto Show de Tokio es la preocupación por la protección ambiental y, sobre todo, por la funcionalidad en lo que a movilidad de los vehículos se refiere, definen la personalidad del evento.

Lo que hay

Serán al menos 77 novedades mundiales y 103 locales, distribuidas entre vehículos comerciales, autos concepto y motocicletas -la mayoría ecológicas-, con motores -todos- ya sea de propulsión eléctrica, pilas de combustible o, más próximo a la realidad, con motores tradicionales mejorados en eficiencia.

Las marcas de siempre, están presentes, entre los gigantes japoneses, las marcas alemanas, y las mundiales como: Volkswagen, Audi, Bentley, Nissan, Toyota, Honda, Hyundai, Suzuky, Mitsubishi, Ford, Mercedes-Benz y General Motors.

Si bien las presentaciones de los autos comerciales definen el futuro inmediato de la industria automotriz en el mundo al poner a la vista de todos los modelos que ya circulan las calles y carreteras de los cinco continentes, no deja de ser fascinante esa "bola de cristal que significan los prototipos y propuestas conceptuales que cada auto show trae consigo.

Ahora bien, en Tokio los autos ecológicos atrae las miradas de todos y despiertan la curiosidad, sin embargo los deportivos son -como siempre- los que más llaman la atención. Sin restar claro importancia al común denominador en el evento japonés que es la preocupación por el impacto de los coches sobre el medio ambiente.

¡Buen provecho!