El Financiero
Un 80 por ciento de las personas que están en las prisiones provienen de hogares disfuncionales
La desintegración familiar contribuye a elevar los índices de criminalidad, pues más de 80 por ciento de las personas que están en las cárceles provienen de familias disfuncionales, advirtió Salvador Villalobos.

"Ahí se nota muy claramente el problema de desintegración familiar versus delincuencia o drogadicción", señaló en entrevista el presidente del Consejo Mexicano de la Comunicación (CMC).

En el Día de la Familia, a celebrarse hoy 2 de marzo, Villalobos resaltó la necesidad de que se multipliquen los espacios y los tiempos de convivencia de esos núcleos, para así evitar que los jóvenes caigan en problemas como la drogadicción. "Hay una estadística gravísima.

"En aquellas familias cuyos jóvenes comen o cenan en casa mínimo una vez a la semana, sólo 20 por ciento cae en las drogas", comentó Villalobos, y recordó que otro estudio demuestra que "uno de los problemas graves en la familia mexicana es la mala o nula comunicación".

El presidente del CMC, principal promotor del Día de la Familia, explicó que los consejos más solicitados por los padres a través de la página web con que cuenta el organismo están relacionados con herramientas para fortalecer la comunicación, en especial con los hijos.

"La familia es el núcleo donde formamos a los niños, a los jóvenes, donde se promueven valores, donde se genera cultura, y si se desintegra la familia genera graves problemas sociales, entre ellos delincuencia, drogadicción y mala productividad en las empresas", añadió.

De igual forma, Villalobos indicó que la desintegración familiar tiene un serio impacto en el rendimiento escolar y que en consecuencia México se encuentra rezagado en la materia a nivel mundial.

"México ocupa uno de los lugares más bajos de educación en el mundo; de acuerdo con pruebas internacionales, de 57 países, México ocupa el lugar 49", expuso.

"Muchas veces le echamos la culpa al sindicato, a los profesores, a las instalaciones, al Internet; pero con este estudio se reveló que la familia tiene una gran responsabilidad en el desempeño escolar", abundó el presidente del Consejo Mexicano de la Comunicación.

Añadió que "si los papás no están atentos en las calificaciones o tareas de los niños, de la puntualidad, de participar en actividades escolares, el alumno se encontrará en un nivel inferior al promedio".

Villalobos detalló también que otro estudio demuestra que la desintegración familiar impacta en el ámbito laboral, pues aquellas personas que provienen de familias con problemas de este tipo tienen menor productividad.

"Por ejemplo, revelan estudios que un día, 5 por ciento de los empleados de una empresa no fue a trabajar por problemas familiares; 14 por ciento de quienes tienen problemas distraen la atención de otros trabajadores y colaboradores, lo que contribuye a una baja productividad", externó.

"Esto es una apuesta a largo plazo. No es la panacea ni la única solución, pero sí hay estudios que demuestran una incidencia directa. Si una familia está integrada o contribuye con la escuela y los padres atienden a sus hijos, el niño pasa de un nivel bajo a uno medio o avanzado", declaró.

Por ello, añadió, a través del CMC se imparten, a solicitud de empresas, "cursos de fortalecimiento familiar" y de fomento a la comunicación entre los empleados.

Interrogado sobre cómo están integradas las familias en México, Villalobos respondió que 80 por ciento son las consideradas tradicionales, es decir, en las que están presentes ambos padres y sus hijos.

"Pero hoy en día más de 20 por ciento de las familias son monoparentales, o sea, que dependen de una mamá o un papá, lo que significa que a esas familias se les debe cuidar y proteger más".

Las familias monoparentales, externó, presentan una problemática particular ya que "el hecho de ser mamá y papá a la vez, y tener que trabajar es una labor titánica", de ahí la necesidad de que se le preste mayor atención a este sector de la sociedad.

En el Plan Nacional de Desarrollo, destacó, se habla de perspectiva de familia, sobre aportar recursos para apoyar a familias monoparientales y fortalecer así el núcleo social, que es la familia.

El Día de la Familia se instituyó por decreto presidencial para celebrarse el primer domingo del mes de marzo, y en este 2008 se celebrará hoy 2 de marzo.

En este decreto no solamente se prevé una celebración, sino que hay instrucciones a las instituciones e invita a las diferentes instancias de gobierno a hacer actividades de fortalecimiento familiar, concluyó Salvador Villalobos. (Con información de Notimex/CFE/El Financiero)