Claudia Olinda Morán
Saltillo, Coah.- De niña era muy obediente, le gustaba ser dedicada al estudio y aunque confiesa que no era sobresaliente, ahora hace brillar a sus alumnos. "Siempre lo he dicho: -dice mientras al fondo se escucha el alboroto de la hora del recreo- La constancia es la base del éxito".
Y ese es el mensaje que le transmite a sus alumnos: "Aunque sea algo cotidiano y ordinario, con el tiempo tú lo puedes cambiar".

Ganadora del premio Porque son los Mejores en 2005, la maestra Irma Pérez Casillas asegura que eso es una gran motivación para los docentes.

"De antemano me motivó mucho el que reconozcan el trabajo que vamos desarrollando todos los maestros, es un premio importante porque lo otorga el Periódico Vanguardia y se expone a la sociedad. La gente se da cuenta de esta proyección del trabajo", dice.

La maestra Irma supo su vocación desde niña, desde que estaba en secundaria. Le gustaba la docencia y el trabajo con los niños: "Me gusta dar, pero recibo de ellos mucha energía, dinamismo y me contagia, eso me fortalece mucho como persona", dice orgullosa.

Para sus padres, un empleado y una ama de casa, los estudios fueron importantes, sus hermanos hicieron carreras técnicas y otros, como ella, siguieron una profesión.

Su familia.

Este verano, aunque a su esposo Jorge Sánchez Juárez y sus hijos José Luis e Hilda Patricia les encanta ir a la playa, las vacaciones las pasaron en casa.

"Al pendiente de los hijos y en cursos de verano. Les gusta mucho ir a la playa, a mí sólo un poquito, pero trato de darles gusto".

Caldo de pollo para el maestro.

La música que escucha va de lo clásico, en inglés, la cumbia, pues disfruta bailar, y hasta el reggaetón que oyen sus niños.

"Estoy leyendo el libro de `Quién como Dios'. Me gusta mucho uno que se llama `Caldo de pollo para el alma del maestro', te maneja muchas reflexiones y se parecen a lo que he hecho o vivido, al final de cuentas se parece mucho", narra.

Cambios en la educación.

"Tenemos muchas cosas, muchos recursos. Creo que he podido aprovecharlo. Lo mas importante que poseemos es el recurso de los niños y el apoyo de los padres de familia.

"No te podría decir qué cambiar porque siento que con los recursos que tengo los he podido aprovechar, al menos se me han dado las situaciones y me gusta utilizar lo que tengo, con esto me siento suficientemente capaz de poder hacer algo", dice entusiasmada.

-¿Es cuestión de mentalidad entonces, no importa tener un pizarrón verde o un pintarrón blanco?-

"Para mí es cuestión de sensibilización, de concientización. Los niños aunque son pequeños son muy inteligentes y puedes manejar esta situación para que te respondan.

"Trabajo mucho con la autoestima y eso me ha favorecido bastante. Al final del año existen lazos muy fuertes entre los niños y conmigo, de tal manera que aprovechamos bastante".

El año pasado, la maestra Irma fue nominada como Profesora por Excelencia en el ciclo escolar y su alumno Joshua Carranza Ortega destacó en la Olimpiada del Conocimiento.

"Me gustó porque no había vivido ese tipo de experiencia, y el que él y yo hayamos trabajado juntos me gustó. Él figuró entre los mejores 110 del estado e hizo un gran trabajo, para el grupo, para la escuela".

-¿Motiva la competencia o debe tenerse a los niños con que lo importante no es ganar, sino competir?-

"La competencia los entusiasma, estamos observándolos y canalizando a los que tienen posibilidades. Pero no trabajamos individualmente, sino con el grupo, en colectivo. Luchan y compiten de manera sana para alcanzar sus retos y soñar un poco".



¿QUIEN ES?
> Tener una autoestima alta ha sido la clave de sus triunfos. Nombre: Irma Pérez Casillas.
Edad: 37 años.
Premio: Porque son los Mejores en 2005.
Categoría: primaria
Da clases en: Escuela Anexa a la Normal, turnos matutino y vespertino como maestra de clases especiales, educación artística y tecnológica.
Años en la docencia: 14.
Currículum: Dos licenciaturas, una en educación tecnológica y una en primaria.