Redacción
La triste realidad es que, en nuestros días, no hay muchos caminos en los que un auto pueda darse el lujo de ir a más de 200 km/h sin encontrarse con una caravana de vehículos familiares que le bloqueen el paso, pero este ligero inconveniente no extingue la sed de velocidad de los amantes de los automóviles, la cual ha empujado a los fabricantes de súper deportivos a competir contra los 411.7 km/h que el SSC Aero Twin-Turbo es capaz de alcanzar.
Este auto es el más rápido del mundo desde septiembre del año pasado, cuando superó al mítico Bugatti Veyron que alcanza los 407 km/h y que, después de la embestida del Porsche 9ff GT9 -que alcanzó los 409 km/h en el óvalo alemán de Papenburg- se posiciona en tercer lugar en la lista mundial de autos ridículamente veloces.


El 9ff GT9 está basado en la plataforma del Porsche 911 GT3, aunque con un chasis 30 centímetros, más largo, un techo rebajado para mejorar la aerodinámica y un motor boxer biturbo de seis cilindros y 4.2 litros, que entrega 987 caballos de fuerza y 964 Nm de torque.


El 9ff GT9 acaba de convertirse en el segundo auto de producción más rápido del mundo. Sí, leyeron bien: auto-de-producción. El 9ff se comercializará en una edición limitada a 20 unidades que costarán alrededor de 600,000 euros (casi 10 millones de pesos). No sabemos si Porsche tiene otros planes para este auto y la verdad es que no hay muchas posibilidades de encontrarnos con él en un camino mexicano. Bueno. tal vez si Carlos Slim o algún político corrupto se compran uno.