Ciudad de México.- La junta de Gobierno del IPAB se encuentra reunida a puerta cerrada luego que se despertara una guerra de ofertas por Aeroméxico entre la familia Sada y Banamex. La reunión programada a las 16:00 horas fue postergada sin que se ofrecieran más detalles.
Los dos grupos que disputan la compra de la aerolínea Aeroméxico reanudaron el miércoles su batalla de ofertas y contraofertas a escasos minutos de cumplirse el plazo del organismo gubernamental que decidirá a favor de alguna propuesta.

Los empresarios Moisés Saba Masri y Alberto Saba Raffoul fueron los que presentaron la última oferta más alta, equivalente a poco más de 249 millones de dólares.

Unos minutos antes, el grupo rival de inversionistas apoyado por el banco Banamex había presentado la suya por algo más de 248 millones de dólares.

El Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), uno de los tres organismos gubernamentales que controlan la mayor parte de Aeroméxico, había establecido las cuatro dnversionistas apoyados por Banamex se realizaron poco antes de esa hora.

Más de una hora y media después del plazo, el IPAB no había emitido ninguna opinión, por lo que no estaba claro qué ocurriría.

Los otros dos organismos que controlan la mayoría de la aerolínea son la Secretaría de Hacienda y el banco de desarrollo Nacional Financiera.

El gobierno, a través de los tres organismos, controla el 62% de Aeroméxico.