Tarragona, España.- Científicos de la compañía Gendiag han desarrollado un "biochip" de ADN que permitirá predecir la muerte súbita, responsable de más de 300.000 fallecimientos al año en Europa, anunció hoy el director de I+D de la empresa, el doctor Eduardo Salas.
Tras participar en el curso "Biomedicina a la carta" celebrado el pasado fin de semana en Tarragona (noreste), Sala explicó hoy que ese "chip" se utilizará para identificar a aquellas personas con riesgo elevado de sufrir muerte súbita, a través de la detección de cerca de 1.500 mutaciones ubicadas en 50 genes asociados con síndromes arrítmicos congénitos y cardiomiopatías.

La muerte súbita es responsable de más de 300.000 muertes al año en Europa, lo que representa entre el 1 y el 1,5 por cada 1.000 habitantes al año en los países industrializados.

Salas adelantó las investigaciones llevadas a cabo por Gendiag para la consecución del 'cardiochip', diseñado para predecir riesgo cardiovascular en personas con riesgo bajo-intermedio, según los métodos actuales, y el 'hematochip', que permitirá establecer cuál será el pronóstico de la leucemia linfocítica crónica a la hora de fijar el diagnóstico.