Grandes estrellas como Angelina Jolie, Kate Winslet y Sean Penn optaron por negro. Pero los tonos claros y vestidos asimétricos dominaron el domingo la alfombra roja de los premios Oscar.
Jolie y Brad Pitt fueron la pareja dorada de la velada en el Teatro Kodak, luciendo estilos clásicos, casi retro. Ella optó por un vestido sin tirantes negro de Elie Saab, que combinó con largos aretes verdes. Él una clásica corbata de moño.

Penn, ataviado en un Giorgio Armani, también hizo juego perfecto con su esposa, Robin Wright Penn. Vanessa Hudgens, en un vestido negro de Marchesa con flores blancas y negras de tul y clásicos pendientes de coral y diamantes de la diseñadora Cathy Waterman, y Zac Efron, en un traje de Dolce & Gabanna, fueron la superpareja de la próxima generación.

Winslet también vistió un traje oscuro, un sofisticado vestido de satén gris y encaje negro, creado por Stefano Pilati para Atelier Yves Saint Laurent.

Encabezando el despliegue de colores claros, Mickey Rourke optó por un traje de Jean Paul Gaultier sin corbata, pero con zapatos negros de charol y chaleco del mismo color.

Cruz arribó con su madre y hermanos en un vaporoso traje crema de Balmain de los años 50, que obtuvo de la destacada casa curadora de trajes antiguos Lily et Cie., de Rita Watnick.

Anne Hathaway destelló en un escotado vestido color champaña de Armani Prive cubierto de cristales y lentejuelas circulares, con un broche en forma de dragón en la espalda. Evan Rachel Wood llevó un vestido escotado color marfil de Saab y Jessica Biel uno escotado de raso blanco con un moño en el frente, de Prada.

Miley Cyrus vistió un traje blanco de lentejuelas de Zuhair Murad, con una falda de volantes con lentejuelas azul oscuro que daban la impresión de pétalos.

El vestido gris claro de la diseñadora Alberta Ferretti hizo que Meryl Streep luciera muy a la moda, y el vestido también gris de Versace que llevó Marisa Tomei estuvo cubierto de pliegues espectaculares.