El Universal
México.- La declinación de Cantarell, el principal yacimiento petrolero del país, ha ocurrido de manera más acelerada que lo previsto, lo que encendió los focos rojos en Petróleos Mexicanos.
La revisión más reciente de la paraestatal a la veta, correspondiente al 25 de julio, muestra que deja de producir cada mes 19 mil barriles de petróleo.

Para el último mes del año Cantarell estará produciendo un millón 374 mil barriles por día, cifra que en tres años bajaría a 900 mil barriles diarios. En 2004, alcanzó su máxima capacidad al generar 2.1 millones de barriles diariamente.

De acuerdo con las cifras oficiales, este año Cantarell aportará 48 por ciento de la producción nacional de crudo, contra la contribución de 62 por ciento que logró hace tres años.

Datos de Pemex señalan que en 2007 el promedio diario de producción en Cantarell sería de un millón 526 mil barriles y en 2010 de 943 mil barriles diarios.

De mantenerse la tendencia, en el actual sexenio el pozo petrolero no estaría en condiciones para abastecer siquiera la capacidad de procesamiento de las seis refinerías que opera Pemex, o para cubrir los compromisos de exportación que promedian un millón 732 mil barriles al día.

La petrolera evalúa 13 acciones para evitar que el yacimiento continúe secándose a pasos acelerados. Entre ellas está la localización y perforación de nuevos pozos -este año se van a perforar 27 y reparar 49- y asegurar disponibilidad de equipos de perforación, que son escasos y caros en el mercado internacional.