El Universal
La incertidumbre regresó al sector que ha resentido pérdidas cuantiosas desde diciembre pasado, cuando por la imposición de precios estimados, los trámites aumentaron hasta 400% dijo el director de la Cámara de Comercio de Tijuana, Antonio Tapia Hernández
Tijuana, B.C.- Comerciantes e importadores de autos usados quedaron sorprendidos este fin de mes al confirmar que no se publicaron las nuevas reglas para realizar su actividad, tal como se había comprometido el gobierno federal.

La incertidumbre regresó al sector que ha resentido pérdidas cuantiosas desde diciembre pasado, cuando por la imposición de precios estimados, los trámites aumentaron hasta 400% dijo el director de la Cámara de Comercio de Tijuana, Antonio Tapia Hernández.

Además, el decreto prohibió la introducción a suelo nacional de autos procedentes de países no participantes en el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN).

Aseguró que desde esa fecha, las importaciones de vehículos, en promedio 500 tan sólo por esta ciudad, cayeron casi en su totalidad.

Los autos que se importan por esta frontera no sólo cubren la demanda de Tijuana, sino de los municipios de Playas de Rosarito y Ensenada, así como el mercado de Baja California Sur, explicó el funcionario.

Pero el problema no sólo radica en la falta de unidades para su venta, sino en la pérdida de miles de empleos de familias enteras dedicadas a esta actividad, que tan sólo en Tijuana se calculan en 200 mil.

Adicionalmente, comerciantes del ramo y algunos particulares han tenido que pagar por el resguardo de los autos que adquirieron antes de que entrara en vigor el decreto que elevó los precios de importación.

Las unidades se encuentran en estacionamientos privados de Estados Unidos, donde se cobran un promedio de cinco o siete dólares diarios por el resguardo, dijo el empresario.

También el gobierno federal sufre las consecuencias debido a que ha dejado de cobrar los impuestos correspondientes a la importación de autos, señaló Tapia Hernández.

Comerciantes de autos e importadores protagonizaron una serie de movilizaciones para protestar por las medidas, incluso amenazaron con ampararse para no cumplirlas, y hasta irse a huelga de pago de impuestos para obligar a la federación a dar marcha atrás.

Después de diálogos y negociaciones, la Secretaría de Hacienda accedió a modificar las imposiciones y se comprometió a publicar en el Diario Oficial de la Federación las nuevas reglas a finales de febrero, pero no cumplió y tampoco ofreció explicación a los interesados que esperan la edición del lunes con incertidumbre.

El presidente de la Canaco de Tijuana, Mario Escobedo Carignan, se encuentra en la ciudad de México donde desde el viernes intentó averiguar el motivo de que no se publicaran las reglas de importación.

Tapia Hernández prefirió dar un voto de confianza a las autoridades y atribuir a falta de espacios el que dichas reglas no se incluyeran en el Diario Oficial de la Federación.