Carlos Quiroz/Excélsior
Aunque no se especifica el motivo de las amenazas y su procedencia, la Segob reconoció la existencia de las intimidaciones contra su personal y sus inmuebles.
México, D.F..- Funcionarios de la Secretaría de Gobernación (Segob) han sido objeto de amenazas contra su integridad física, a través de llamadas telefónicas, cartas o correos electrónicos, lo que propició que durante este año se aumentara en 39 millones de pesos el presupuesto de vigilancia -64 millones en general- para el complejo de Bucareli, además de adquirir prendas de protección personal para los servidores públicos de primer nivel.

Igualmente han registrado amagos contra sus instalaciones, ubicadas en el Distrito Federal, en por lo menos una decena de ocasiones, según información proporcionada por la propia Segob, a través de una solicitud de acceso a la información.

Aunque no se especifica el motivo de las amenazas y su procedencia, la Segob reconoció la existencia de las intimidaciones contra su personal y sus inmuebles, luego de que el Pleno del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública resolvió "revocar la reserva efectuada, con fundamento en el artículo 13, fracciones I y lV de dicha ley, respecto del número de amenazas recibidas en esa dependencia federal contra la integridad física de funcionarios o instalaciones del gobierno, a través de llamadas telefónicas, cartas o correos electrónicos".

Sin claridad

No obstante, Gobernación respondió de manera ambigua a la revocación, puesto que en envíos de copias de oficios emitidos por distintas áreas, los datos no coinciden.

Por un lado, se informó, a través de la Coordinación de Control de Gestión y Relaciones Públicas del secretario (Fernando Gómez Mont), que "se tiene registro de diez amenazas, durante el periodo del 25 de abril al 13 de mayo de 2008".

Mientras que en otro oficio, emitido por la Oficialía Mayor, Dirección de Recursos Materiales y Servicios Generales, se da cuenta de sólo siete intimidaciones en el periodo comprendido entre el 25 de abril de 2008 al 20 de mayo pasado.

La mayoría de las advertencias habrían ocurrido durante la administración de Juan Camilo Mouriño, aunque el aumento de las medidas de seguridad se comenzó a reflejar en la gestión de Fernando Gómez Mont, en el Programa Anual de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios 2009.

De acuerdo con dicho presupuesto, la Segob destinó 64 millones 683 mil 90 pesos por concepto de "servicios de vigilancia" para el complejo de Bucareli y las oficinas anexas ubicadas en el Distrito Federal, lo que contrasta con los 25 millones 378 mil 400 pesos que se invirtieron en 2008, lo que implica un aumento de poco mas de 39 millones de pesos.

Además de las remodelaciones hechas al antiguo Palacio de Cobián, que incluyó la colocación de vidrios blindados y cámaras de seguridad.

Ropa blindada
Igualmente se adquirieron prendas de protección personal, es decir, ropa antibalas, por 200 mil pesos, explica la partida 2702, incluida en el capítulo de materiales y suministros.

En total, la Segob dispuso para el ejercicio fiscal 2009 más de mil 693 millones 198 mil 728 pesos, para el pago de bienes y servicios, divididos en 55 partidas que contemplan desde el pago de seguros, compra de materiales y útiles de oficina, hasta fletes y maniobras y mantenimiento de inmuebles y equipo.