Lilian Hernández/Excélsior
Desde el 30 de enero esta dependencia repartió en secundarias y escuelas de educación media superior del país dos tipos de guía, una para maestros y otra para los alumnos, para que además de conocer en qué consiste esta prueba, puedan poner en práctica algunos de los ejercicios incluidos en el examen.
México, D.F..- El próximo 24 de marzo la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) aplicará en México la prueba PISA 2009 (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, por sus siglas en inglés), la cual se realizará en los 30 países que pertenecen a este organismo internacional, aunque este año se incluirán a otras 30 naciones.

Ante esta próxima evaluación, la Secretaría de Educación Pública (SEP) diseñó un programa para preparar a maestros y alumnos, a fin de obtener mejores resultados que en la evaluación de 2006.

Desde el 30 de enero esta dependencia repartió en secundarias y escuelas de educación media superior del país dos tipos de guía, una para maestros y otra para los alumnos, para que además de conocer en qué consiste esta prueba, puedan poner en práctica algunos de los ejercicios incluidos en el examen.

El subsecretario de Educación Básica, Fernando González Sánchez, informó que para la impresión y distribución de los manuales titulados "Competencias para el México que queremos. Evaluación PISA" invirtieron 20 millones de pesos, y en total se entregaron dos millones de ejemplares para alumnos de tercero de secundaria, así como 100 mil guías para los profesores de este grado; mientras que para los alumnos de bachillerato se repartieron 100 mil y 10 mil para docentes.

Adicionalmente a las guías, hay un CD interactivo en el que se incluye una canción motivacional, en la que se invita a los alumnos a tener mejores resultados y que sepan la importancia de esta evaluación, pues aunque no les afecte en sus calificaciones, un mal desempeño sí perjudica al país.

El funcionario federal señaló que los maestros empezaron a trabajar desde la primera semana de febrero con estas guías, con el propósito de que docentes y alumnos practiquen ejercicios similares a las que ha evaluado PISA.

"No se evaluará ninguna asignatura nueva, lo novedoso en todo caso, es que los maestros de secundaria y media superior, junto con los alumnos, se están preparando para conocer esta prueba, pues se trata de un examen que tiene características especiales que deben ser conocidas por los maestros y alumnos en su estructura y contexto, así como valorar la importancia de la prueba", detalló González Sánchez a Excélsior.

No obstante, reconoció que estos manuales no son suficientes para mejorar los resultados de esta evaluación, pero la SEP está preparando a maestros y alumnos para que le den el valor que merece y estén conscientes que de su esfuerzo y dedicación, México podrá colocarse mejor entre los países que pertenecen a la OCDE.

"PISA es una prueba que mide habilidades de los jóvenes para enfrentarse a problemas de la vida real, independientemente de si las adquirieron fuera o dentro de la escuela. Más allá de la formación escolar, mide qué tanto saben reaccionar a problemas de la vida real y en la medida que tengan más conocimientos, habrá más destreza", subrayó Jorge Santibáñez, director de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP.

Asimismo, explicó que esta preparación va más dirigida a que valoren la evaluación como si fuera un examen para aprobar una materia y entiendan el formato de la prueba para que ese día no les caiga de sorpresa.

En México, añadió, los jóvenes de 15 y 16 años están acostumbrados a que el examen sirve para aprobar algo, pero como saben que de no salir bien en PISA no les pasará nada, entonces lo resuelven desinteresados. "Como no les pasa nada, entonces no le dan la importancia que se requiere, por lo que es necesario hacerles sentir que en este examen compite el país a nivel mundial, por lo cual es necesario salir bien", apuntó Santibáñez.

Aunado a estos manuales, el subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely Pardo, comentó que han impartido talleres de formación a más de seis mil maestros para que reconozcan esta prueba.

Asimismo, el subsecretario de Educación Básica indicó que cerca de mil docentes de secundaria han acudido al diplomado "Competencias lectoras para la vida y el aula" que imparte el Tec de Monterrey.

A pesar de que en PISA 2006 México estuvo muy por debajo del promedio de los países de la OCDE, los funcionarios de la SEP confían que en la evaluación de este año habrá una mejora en las tres asignaturas: lectura, matemáticas y ciencias.

No obstante, la SEP no estableció ninguna meta específica, porque en el programa sectorial 2007-2012 se determinó llegar a los 435 puntos en PISA 2012.

"No hay una meta específica de puntos, pero sí confiamos en que habrá una mejora importante", aseveró Székely Pardo.

Al respecto, González Sánchez comentó que no se fijó ninguna meta para 2009, pero están conscientes de que si en la evaluación de este año los resultados no son favorables, no se cumplirá la meta que la SEP determinó para 2012.

"Existe una meta de 435 puntos para 2012, pero no se fijó ninguna para 2009, pero queda claro que si no logramos un aumento proporcional y no logramos ir creciendo gradualmente, no vamos a lograr la meta", puntualizó.

Por ello, añadió que a través de estos manuales se busca que maestros y alumnos se familiaricen con la prueba y que se interesen, porque "es una competencia internacional, y de sus resultados se sabe si los mexicanos están preparados para enfrentar al mundo real", concluyó.