El ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia, informó que ya se están haciendo los trámites para que "César" sea entregado a las autoridades norteamericanas para que responda por el delito de narcotráfico.
Bogotá, Colombia.- Los trámites para la extradición a EU de Gerardo Antonio Aguilar, alias "César", uno de los carceleros de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y 3 norteamericanos que estuvieron secuestrados por las FARC, se iniciaron hoy desde una cárcel en el sur de Bogotá.

El ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia, informó que ya se están haciendo los trámites para que "César" sea entregado a las autoridades norteamericanas para que responda por el delito de narcotráfico.

"Realmente la extradición se concede por envíos y por participación de 'César' en narcotráfico en Estados Unidos", dijo el funcionario a Caracol Radio.

Valencia agregó que para avalar la extradición del jefe guerrillero, la Corte Suprema de Justicia de Colombia (CSJ) hizo la distinción de que se trata de "un delito que se comete en Estados Unidos y hay una vinculación clara".

El ministro explicó que en el caso del otro carcelero de las FARC, Alexander Farfán, alias "Gafas", el delito por el cual está siendo investigado es toma de rehenes y según la CSJ fue cometido únicamente en Colombia y por eso no se concedió la extradición.

La Policía Judicial (Dijin) y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) iniciaron el traslado del ex rebelde hacia el aeropuerto militar de Catam para ser entregado al Departamento Antidrogas de EU (DEA) que lo trasladará a territorio norteamericano.

El subversivo de las FARC fue notificado este miércoles en su celda de la cárcel La Picota, en el sur de Bogotá, y esta madrugada se inició con un fuerte dispositivo de seguridad su extradición a Estados Unidos.

La extradición de alias "César" fue autorizada por la Corte Suprema de Justicia el pasado 19 de febrero por tráfico de drogas.

"César" fue capturado el 2 de julio de 2008 cuando el Ejército colombiano rescató en una operación encubierta a 15 rehenes de las FARC, entre los que se encontraban los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, secuestrados el 13 de febrero de 2003 en las selvas del sur del país.

La CSJ concedió la extradición por el delito de narcotráfico, pero advirtió de que no puede ser extraditado por el delito de toma de rehenes, como argumentó la justicia de EU en su solicitud.

"César" y "Gafas" pertenecían al frente primero de las FARC y fueron reclamados por un tribunal del Distrito de Columbia.

Howes, Stansell y Gonsalves fueron secuestrados duego de que las FARC derribaran la avioneta en la que viajaban por las selvas del Caquetá (suroeste colombiano).

El grupo guerrillero incluyó a estos tres estadounidenses, así como a Betancourt, en una lista de rehenes "canjeables", lista que aún se mantiene con los actuales secuestrados, a quienes el grupo insurgente pretende intercambiar por unos 500 de sus miembros presos.

Stansell, Gonsalves y el piloto Howes trabajaban para una empresa contratada por el Departamento de Defensa de EU pararecoger informaciones sobre plantaciones de droga, pero las FARC los acusaron de ser espías de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) estadounidense.