El Universal
Phoenix entrará en la parte superior de la atmósfera marciana a casi 20 mil 921 kilómetros por hora Preparan sonda para aterrizar en MartePreparan sonda para aterrizar en Marte
La sonda espacial Phoenix Mars Lander se está preparando para poner fin a su largo viaje y comenzar un período de tres meses de misión para estudiar el hielo enterrado en el suelo marciano, de acuerdo a un comunicado de la NASA. El aterrizaje está programado para tocar el Planeta Rojo el próximo domingo 25 de Mayo.

Phoenix entrará en la parte superior de la atmósfera marciana a casi 20 mil 921 kilómetros por hora. En siete minutos, la nave espacial debe completar un reto de secuencia de acontecimientos para frenar a unos a 8 kilómetros por hora antes de que sus tres patas toquen el suelo. La confirmación del aterrizaje podría llegar tan pronto como a las 18:53 horas tiempo del centro de México.

"Esto no es un viaje a la casa de la abuela. Poner una nave espacial en Marte en condiciones de seguridad es difícil y arriesgado", dijo Ed Weiler, Administrador de la mision de la NASA. "Internacionalmente, menos de la mitad de todos los intentos de llegar a Marte han tenido éxito".

Rocas lo suficientemente grandes como para estropear el aterrizaje o impedir la apertura de los paneles solares representan los mayores riesgos conocidos. Sin embargo, las imágenes de alta resolución de la cámara HiRISE de la nave orbital Mars Reconnaissance Orbiter, lo suficientemente detalladas que muestran las rocas más pequeñas, han ayudado a reducir ese riesgo.

"Hemos cubierto casi toda la zona de aterrizaje con imágenes de la cámara HiRISE", dijo Ray Arvidson líder del grupo de trabajo que estudia el sitio de aterrizaje. "Esta es una de las zonas menos rocosas de todo Marte y estamos seguros de que las rocas no impactaran negativamente la capacidad de Phoenix de tocar tierra con seguridad".

A principios de 2002, la nave Mars Odyssey orbiter descubrió que abundante agua en forma de hielo se encuentra justo debajo de la superficie en gran parte de latitudes elevadas de Marte. La NASA eligió la propuesta de Phoenix entre otras 24 para convertirla en el primer esfuerzo del programa Mars Scout.

"Phoenix tocara el terreno más boreal en Marte que cualquier otra misión anterior", dijo Barry Goldstein del laboratorio de propulsión a chorro de la NASA.

La energía solar moverá un brazo robótico de 2.35 metros de largo, para obtener muestras del suelo y del hielo subterráneo. Instrumentos de laboratorio a bordo de la nave, analizarán las muestras. Cámaras y una estación meteorológica canadienses proporcionarán otro tipo de información sobre el medio ambiente.

"La misión Phoenix no sólo estudia la región de permafrost (hielo bajo tierra) del norte, sino también será el siguiente paso en la exploración de Marte para determinar si esta helada región, que puede abarcar tanto como el 25 por ciento de la superficie de Marte, es habitable", señalo Peter Smith, investigador principal de Phoenix en la Universidad de Arizona, en Tucson.

Una meta de la investigación es evaluar si las condiciones en el lugar han sido favorables para la vida microbiana. La composición y textura del suelo por encima del hielo, podría dar pistas sobre si este se derrite a largo plazo en respuesta a ciclos climáticos.

Otra cuestión importante será conocer si las muestras obtenidas contienen químicos basados en el carbono, que son potenciales elementos básicos para los bloques y la alimentación de la vida misma. La sonda Phoenix Mars Lander , aterrizara en una zona relativamente cercana al cráter Jojutla, que lleva el nombre de una población mexicana.