Ginebra, Suiza.- Suiza, que junto con Austria será anfitriona de la Eurocopa 2008, prepara con perfección helvética la logística para un acontecimiento que, durante tres semanas, alterará sin duda la tranquilidad del pequeño país alpino.

A un mes del pistoletazo de salida que se dará el 7 de junio en el estadio St.Jakob de Basilea, se multiplican las medidas adoptadas por las autoridades locales y federales para lograr que el campeonato, que se desarrollará del 7 al 29 de junio, sea todo un éxito y transcurra sin incidentes graves.

Los cuatro estadios donde se disputarán partidos en Suiza, -Berna, Zúrich, Ginebra y Basilea- ya tienen todo dispuesto para el campeonato, y en las ciudades, a diferencia de hace unas semanas, ya son visibles numerosos signos, productos y publicidad del gran evento.

En Ginebra, su principal símbolo, el surtidor de agua del lago Leman, está coronado desde hace unas semanas por un balón gigante de 15 metros de diámetro, que a 150 metros de altura conmemora el evento deportivo.

Una de las principales preocupaciones de las autoridades es el gran movimiento de personas que tendrá lugar durante la Eurocopa, para lo cual se han adoptado distintas medidas.

El Consejo Federal (Gobierno colegiado suizo) ha autorizado de forma excepcional que puedan despegar aviones repletos de aficionados después de los partidos, hasta las 2 de la madrugada, de los aeropuertos suizos.

La prohibición de vuelos nocturnos en Suiza, para garantizar la tranquilidad y el sueño de los habitantes de zonas cercanas aeropuertos, se aprobó en referéndum, como la mayoría de las leyes del país.

Pero la excepción acordada sólo afectará a los vuelos de grupos de aficionados, y no a los vuelos VIP, que nos serán autorizados a operar fuera de los horarios establecidos.

La empresa Slot Coordination Switzerland, que gestiona los horarios, despegues y aterrizajes en Suiza, calcula que durante las tres semanas de la Eurocopa el tráfico aéreo se incrementará entre un 2 y un 3 por ciento.

El tráfico por carretera y ferrocarril también serán sometidos a una dura prueba durante el campeonato, pues las ciudades anfitrionas esperan recibir, cada una, a unos 140.000 visitantes los días de los partidos, tanto los que tengan entradas para los estadios como los que acudan a verlos en las pantallas gigantes que se instalarán en las calles.

El portavoz de la Oficina Federal de Carreteras (OFROU), Thomas Rohrbach, ha advertido de que habrá atascos y retrasos, y que los aficionados que se desplacen en coche "no tendrán garantías de llegar a tiempo para el principio del partido".

Para tratar de paliar este problema, el gobierno suizo y la organización Euro 2008 desembolsarán cada uno cuatro millones de francos (2,5 millones de euros) para ofrecer autobuses y tranvías gratuitos a los espectadores.

Además, durante las tres semanas futbolísticas, la compañía de ferrocarriles pondrá en circulación 3.800 trenes extras.

Junto a la vigilancia policial, 13.000 militares participarán en el dispositivo de control durante el Euro 2008, aunque será para proteger edificios y efectuar trabajos de montaje y vuelos de vigilancia.

Pero "no habrá cordones de soldados en torno a los estadios suizos", aseguró un responsable militar. "Queremos evitar en todo lo posible el contacto directo entre soldados de uniforme y los hinchas", agregó.

Otro problema a resolver es el del alojamiento, y con hoteles y pensiones repletos, unos 2.500 hogares suizos han puesto a disposición habitaciones para alquilar.

Y se han buscado otras soluciones: en Berna, por ejemplo, donde el equipo de Holanda jugará tres veces, los hinchas de los "naranjas" ha han reservado el "Fan Camp", un camping diseñado especialmente para los holandeses y con capacidad para 3.000 personas.

Los suizos no quieren dejar nada al azar, y hasta las existencias de patatas fritas están siendo revisadas para evitar escaseces.

Así, Swisspatat, el organismo que agrupa a fabricantes y distribuidores de productos a base de patatas, ha solicitado al Ministerio suizo de Agricultura permiso para importar 3.000 toneladas extras de este tubérculo.